¡Amigazos! Personal de Uribe cuadró visita de alias Ñeñe (+Compra de votos para Duque)

Ñeñe fue uno de los presuntos testaferros del narcotraficante y contrabandista guajiro, Marquitos Figueroa, capturado en Brasil.

VEA

El 18 de mayo de 2016, José “Ñeñe” Hernández, el ganadero que fue centro del escándalo conocido como la “ñeñepolítica” en 2020, fue agendado para visitar el Congreso de la República de Colombia desde la oficina del entonces senador del Centro Democrático Álvaro Uribe Vélez.

La revelación la hizo el pasado 30 de marzo el portal colombiano El Espectador, medio que tuvo acceso a un informe, que documenta como aparece en los registros del sistema de visitas del Congreso, ese 18 de mayo de 2016 se realizó un agendamiento, paso previo a una visita, y que el código de usuario utilizado para solicitarlo correspondió al de la oficina del senador Uribe. Sin embargo, el mismo documento agrega que la visita no se realizó, pues no hay evidencia del ingreso de Hernández al Capitolio.

En 2020 salió a la luz pública que alias Ñeñe habría pactado la compra de votos a favor del presidente del régimen de Colombia, Iván Duque, en las elecciones presidenciales de 2018.

En 2020, la Procuraduría solicitó buscar si el ganadero aparecía en las bases de datos desde marzo y junio de ese año, pero no se encontró nada. Posteriormente, la entidad pidió buscar en información más antigua. El 21 de enero de 2021, el Ministerio Público reiteró su solicitud y, al ampliar los rangos de búsqueda y los métodos de consulta, se corroboró la información, precisa el Espectador.

En una carta dirigida a la directora general administrativa del Senado, Astrid Salamanca Rahin, la representación legal de la compañía Best Technologies SAS, que realiza el mantenimiento y el soporte técnico al sistema de agendamiento Welcome Server, del Congreso, precisó que el agendamiento para la visita de Hernández fue realizado por el usuario con código único en el sistema número 100211 y la cédula correspondiente al entonces senador Álvaro Uribe Vélez.

En declaraciones al Espectador, Álvaro Uribe negó que hubiese agendado alguna visita relacionada con el “Ñeñe” Hernández. “Nunca autoricé la entrada del señor Hernández al Congreso. Tampoco me reuní con él ni en el Congreso ni en ninguna parte. Nunca sostuve relación con él, más allá del saludo y fotos sociales en eventos masivos en los que saludé a centenares de compatriotas”, comentó.

¿Quién es Ñeñe?

José Guillermo Hernández Aponte, alias “Ñeñe” ha sido calificado por diarios colombianos como un “socialite” que cobró notoriedad luego de su asesinato en mayo de 2019 en Brasil, aparentemente para robarlo.

De acuerdo con el portal neogranadino Lafmdesde 2013 salía con la ex reina de Belleza, María Mónica Urbina. Antes de eso, sólo se sabía de su reconocida actividad ganadera.

Según el mencionado medio, Ñeñe fue uno de los presuntos testaferros del narcotraficante y contrabandista guajiro, Marquitos Figueroa, capturado en Brasil.

Figueroa ha sido uno de los delincuentes más temidos en la Costa Atlántica. Está acusado de masacres y al menos 100 crímenes en la zona norte de Colombia, de acuerdo con información publicada el 22 de octubre de 2014 por el portal colombiano RCN. Actualmente se encuentra preso en el vecino país y en juicio.

Ñeñe también era investigado por el homicidio de Oscar Rodríguez Pomar, hijo del dueño de la sastrería barranquillera GQ, crimen ocurrido en 2011. Aunque negó su participación, trascendió que el autor material de la muerte lo mencionó y también al capo Figueroa, agregaba Lafm.

Ñeñe y su cercanía al Centro Democrático

Diversas fotos que cobraron vigencia en 2020, demuestran una cercanía de Ñeñe con el partido, Centro Democrático, fundado por Uribe Vélez, con quien aparece retratado en campaña política. También con el entonces candidato, Iván Duque, en las que le llamaba “mi hermano” o “mi presidente”. También en un avión privado con los dirigentes barranquilleros Alex Char y Elsa Noguera, refería el 5 de marzo de este año Lafm.

Ñeñe fue asesinado el 2 mayo de 2019 en Brasil, y fue precisamente Uribe uno de los primeros en deplorar el hecho en Colombia.