Néstor Rivero Pérez

nestor5030@gmail.com

El 26 de septiembre de 2014, en horas de la madrugada, en momentos en que se trasladaban hacia Ciudad de México, 43 cursantes de la Escuela Normal Rural “Ramón Isidro Burgos”, de Ayotzinapa, Estado de Guerrero (México),fueron capturados y objeto de desaparición forzosa. Hoy las investigaciones siguen sin dar con el paradero de los normalistas, aunque bien han arrojado indicios que apuntan a policías municipales de Guerrero, efectivos del Ejército mexicano y carteles de la droga.

Una normal rural

Esta escuela de maestros rurales, abierta en 1926, se integraba al proyecto modernizador azteca diseñado por el escritor José de Vasconcelos, quien ejerciendo como Ministro de Educación durante la administración del general Álvaro Obregón, concibió la inserción de las comunidades campesinas mexicanas al ciclo de modernización posibilitado por la revolución comenzada en 1910. Para tal cometido resultaba indispensable una política de formación de normalistas que adelantasen los planes de alfabetización, capacitación y tecnificación del entorno productivo y artesanal de la familia rural. El epónimo del centro educativo se adoptó en 1971, tras el fallecimiento de su segundo director, Ramón Isidro Burgos, quien ejerciera como su segundo director y cuyo tesón permitió en 1935 dotar a la institución de un amplio terreno, donde se construyó la actual edificación.

Lucio Cabañas

En todo caso, el contenido social y de inclusión del modelo de enseñanza normalista de Ayotzinapa, contribuyó a perfilar el compromiso reivindicador de numerosos estudiantes que dieron significado de cambio histórico a la labor a que debían abocarse una vez graduados. Uno de los exalumnos de dicha escuela normal y quien luego habría de desempeñarse como profesor de la misma, Lucio Cabañas, se convertiría en los años ’60, en fundador del Partido de los Pobres, con la idea de aplicar justicia revolucionaria al modo de Emiliano Zapata y Pancho Villa, a su vez emulando al médico y guerrillero Ernesto “Che” Guevara, quien entonces luchaba en Bolivia. Así, en respuesta a una masacre ocurrida en mayo de 1967, y cuya autoría se imputó a un cacique local de la región de Guerrero, Cabañas resolvió hacerse justicia, denunciando los asesinatos del gobierno que presidía Luis Echeverría, en contra de estudiantes, obreros y opositores al continuismo del PRI.

Ayotzinapa 2014

Signo distintivo de la Escuela Manuel Isidro Burgos, ha sido el sostenido acompañamiento de sus egresados a las familias rurales, lo cual era signo manifiesto de aquel grupo de 43 estudiantes normalistas que, en la madrugada del 27 de septiembre de 2014, se vieron interceptados en su viaje a Ciudad de México por parte de individuos fuertemente armados, quienes les secuestrarían sin que hasta hoy se conozca el destino de los 43.

Hoy

Al respecto, el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha declarado que “No es un asunto sencillo; es una red de complicidades y componendas; nada más que hemos tomado la decisión y por convicción, porque no somos iguales a los de antes, de llegar hasta el fondo, hacer justicia y encontrar a los jóvenes” (https://www.proceso.com.mx). Y ciertamente, las palabras del Presidente deben medirse con las de Alejandro Gertz, actual fiscal general de la nación azteca. El fiscal, en alusión a Enrique Peña Nieto -mandatario de México al momento de los hechos, y quien optó por ‘lavarse las manos’-, opinó que con la actitud del exgobernante, “se había acabado la verdad histórica”; vale decir, habrían desaparecido de la historia a los 43 estudiantes, y ya no habría nada qué hacer por ellos ni por la justicia. Gertz a su vez anunció que en relación al caso, su organismo “solicitó a un juez la captura de 46 exfuncionarios, incluido el jefe de la investigación de la PGR, Tomás Zerón” (https://www.bbc.com).

Sinóptico

Banco del Sur

2009

Este día, los presidentes de Argentina, Brasil y Venezuela, con “el propósito de diseñar una nueva arquitectura financiera regional”, firmaron el Tratado Constitutivo del Banco del Sur.

La propuesta tomó forma bajo el liderazgo de los mandatarios Néstor Kirchner (Argentina), Hugo Chávez (Venezuela), Luis Ignacio “Lula” Da Silva (Brasil) y Rafael Correa (Ecuador).

Este nuevo diseño financiero se concibió bajo la orientación de fortalecer la región suramericana y caribeña en sus relaciones con los distintos centros de poder económico y geopolítico internacionales, “en un mundo caracterizado por la globalización financiera y comercial”.

El Banco del Sur surgió como instrumento que daba viabilidad a la autonomía y equilibrios en los ciclos de intercambio de esta región con otras economías; proponiéndose en tal sentido la reducción de la vulnerabilidad externa en cuanto a la capacidad de negociación de los países que se sumen al Banco respecto a terceros.

En momentos en que distintos mandatarios como Andrés Manuel López Obrador (México) y Alberto Fernández (Argentina) asumen posturas latinoamericanistas, conviene retomar el Banco del Sur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!