Batalla de Araure: Acción táctica de excepción

El 5 de diciembre de 1813 se escenificó en la sabana de Araure (Portuguesa) una de las batallas donde el genio militar del Libertador Simón Bolívar brilló a plenitud.

Néstor Rivero Pérez
nestor5030@gmail.com

El 5 de diciembre de 1813 se escenificó en la sabana de Araure (Portuguesa) una de las batallas donde el genio militar del Libertador Simón Bolívar brilló a plenitud. Con dos mil quinientos hombres enfrenta al realista Ceballos, quien comandaba tres mil soldados y tenía control del terreno.

Antes de Araure

Luego de llegar a Caracas en agosto de 1813, al culminar su sorprendente Campaña Admirable, Bolívar se regresa a reforzar posiciones en el centro-occidente, previendo un rebrote de los realistas y establece un triángulo de operaciones entre Valencia, Puerto Cabello y Barquisimeto. Sale de dicha capital con rumbo a San Carlos, sosteniendo una escaramuza el 2 de diciembre en el paso del río Cojedes. El 4 fija su cuartel general a una legua de la Villa de Araure. El enemigo siguió el mismo destino, colocándose “en las alturas detrás del Araure”.

Los mandos

Bolívar asume el comando de la operación hasta en sus detalles, y nombra a Manuel Manrique jefe de la vanguardia; para comandar el Centro, a Florencio Palacios, su sobrino; al frente de la retaguardia a Manuel Villapol y José María Ortega. Y la reserva la puso al mando de Vicente Campo Elías. Ellos habían cultivado la capacidad de coordinar el desplazamiento de sus cuerpos y el momento oportuno sobre el flanco más débil del adversario. La batalla fue un duelo colectivo de sables, bayonetas y lanzas, destacando desde el primer momento el Batallón Sin Nombre.

Espada en mano

Vista la indecisión del resultado, en un momento de la recia jornada y ante una acción envolvente del realista Yánez al frente de su caballería, el Libertador seguido de su escolta y con la espada desenvainada, se arroja sobre la caballería enemiga, consiguiendo la emulación de los cuerpos que le siguen y que estos, para asegurar la protección de su persona, alanceen a “más de 500 jinetes del terrible ‘Ñaña’…”.

Bolívar se expone

Semanas atrás de la Batalla de Araure -en el curso de la acción de armas dada el 10 de noviembre de 1813 en Tierritas Blancas (Barquisimeto)-, uno de los batallones republicanos, cuyos miembros entendieron de modo equívoco una orden, abandonaron de modo precipitado el campo, terminando en derrota para los independientes -debido a tan vergonzoso acto- un encuentro que debía concluir en victoria. Bolívar indignado por lo acontecido despojó de su banderín y del nombre al referido cuerpo, que pasó a denominarse “Batallón sin Nombre”.

Vencedores de Araure

El pundonor de soldados que defienden el ideal de patria y quienes se saben dirigidos por un jefe que siempre les conduce al triunfo, hizo que el cuerpo sancionado tras el combate del 19 de noviembre, mostrara el 5 de diciembre, el equívoco respecto a aquella jornada, pues en Araure en medio del fuego enemigo asumieron las posiciones de mayor riesgo y con intrepidez se abalanzaron a desbaratar y a acuchillar a la tropa realista, la cual al decir de un participante “se disipó como el humo”.

“Bajo el fuego de la artillería enemiga”

“Sobre los fuegos de la artillería enemiga se formó el ejército patriota, cuya línea de batalla mandó el general Urdaneta (…) la izquierda la mandó el coronel Vicente Campo Elías, la del centro el coronel Manuel Villapol, la derecha el coronel Florencio Palacios y la caballería el coronel Luis M. Rivas Dávila (…) A tres mil hombres quedó reducido el ejército patriota después del lamentable suceso de los Valerosos Cazadores. Tal era la situación cuando el Libertador acompañado de sus edecanes y Estado Mayor recorrió la línea bajo el incesante fuego de la artillería enemiga, dirigiendo a la tropa y a los jefes, aquellas palabras de fuego con que sabía inflamar el pecho de los guerreros” (Relato sobre la Batalla de Araure / En: Blanco y Azpurúa, Tomo 5, pág 24].

Campo Elías combatió en Araure.

Sinópticos

Día Internacional del Voluntariado

Para generar una conciencia solidaria que permita involucrarnos en el desarrollo ecuánime y sostenible, es importante asumir la capacidad de acción y transformación, individual y colectivamente. Con la incorporación al voluntariado de personas de diferentes nacionalidades, edades y niveles de estudios, se obtiene un importante elemento enriquecedor que facilita la convivencia y el ejercicio de los derechos y deberes en el marco de la corresponsabilidad.

1924
Murió Cipriano Castro

En mayo de 1899 lideró la llamada “Invasión de los ’60” desde el lado colombiano del río Táchira. En octubre del mismo año toma la capital de la República, ejerciendo la Presidencia del país hasta 1908. Este año saldrá del país para ser desconocido por el vicepresidente Juan Vicente Gómez. Fallecerá un día como hoy en Puerto Rico.

2013
Murió Nelson Mandela

El líder antiapartheid en Suráfrica y primer presidente negro de su patria, sostuvo en toda circunstancia la defensa de los derechos de la población de su país, víctima de cruel segregación. Su largo cautiverio le ganó la admiración del mundo. Con más de veinte años de presidio, Mandela fue liberado, candidateando su nombre para las elecciones de 1994, obteniendo la victoria. Otra historia comenzaría para Suráfrica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *