Día de la Educación: La humanidad define su rumbo en el aula

El autor es historiador, docente y abogado.

Néstor Rivero Pérez

nestor5030@gmail.com

Este 1° de abril se celebra, como todos los años, el Día Mundial de la Educación, establecido por la Organización de la Naciones Unidas y, su organismo especializado, Unesco, como oportunidad para que los gobiernos, instituciones, la sociedad y las familias, a lo largo y ancho del planeta, ponderen las maneras de alcanzar, mediante la formación de valores, niveles elevados de convivencia al interior de los países y el aseguramiento de la paz en el ámbito internacional.

Y en este año 2021, con las circunstancias dramáticas derivadas de la pandemia, generada por el coronavirus, se agrega un nuevo elemento en el significado de la educación, cual es el dar preparación a la población, niños y niñas, adolescentes, adultos y adultas, de todas las culturas, etnias, credos y adherencias políticas, a sortear los riesgos de un contrincante invisible, hasta que la ciencia y la tecnología den con una solución definitiva ante el flagelo del Covid-19.

Definición

Una primera aproximación asume la educación como un esfuerzo bajo guiatura de otro -que puede ser la familia, un grupo o el aula y la escuela como instituciones del Estado en aquellos entornos donde funciona la educación pública- para desarrollar en el individuo sus esferas intelectual, moral, afectiva y las destrezas que deben asegurarle un espacio útil para sí y sus semejantes.

Finalidades

Quien hace de la cátedra oficio habitual y cree en su oficio, está llamado a preguntarse para qué y para quién está educando, y si el conocimiento, la educación y la escuela, son neutros.

Así el docente es piedra angular del hecho educativo. Y, a su vez, quien envía su niño a la escuela, así como el joven que se sienta en un aula universitaria, deben preguntarse ¿en una sociedad escindida y con intereses económicos, su ideal de sociedad debe soslayar a la empresa, principal beneficiario de toda aplicación de conocimientos, profesión u oficio?

Para todos

El artículo 26 de la carta fundacional de la ONU plasma el derecho universal a la educación. Y ello constituye el “eje mismo de la misión de la Unesco”. Así, se busca “asegurar a todos el pleno e igual acceso a la educación”. En sociedades organizadas en base a la división social del trabajo, la educación de calidad constituye instrumento de reivindicación de los sectores desprotegidos frente a los dueños del capital, cuyos hijos disfrutan de condiciones excepcionales para acceder al conocimiento.

En el caso de la República Bolivariana de Venezuela, la educación integral y de calidad es derecho constitucional desde 1999. Y las políticas públicas por vía de las misiones educativas se encaminan a hacer realidad aquel postulado universal.

Con calidad”

La Unesco ha reconocido la lentitud en el progreso de la escolaridad global, así como los elevados índices de abandono por la población escolarizada “(…). Las repercusiones de la crisis económica mundial amenazan con socavar aún más los adelantos en materia educativa logrados en el decenio pasado (…). El aumento del acceso a la educación exige sólida voluntad política y una…mejora de la calidad, junto con un cuerpo docente compuesto de profesores capacitados y motivados, así como medidas orientadas a alcanzar a los grupos de población marginados o excluidos (…). La Unesco redobla los esfuerzos… a fin de que la educación de calidad llegue a ser una realidad para todos” (http://unesdoc.unesco.org).

Sinóptico

1939

Guerra Civil Española

Este día, con una proclama dictada desde su cuartel general en Burgos, a 241 kilómetros de las capital, Madrid, el general Francisco Franco da por terminada la Guerra Civil Española, sangrienta contienda que costó a la Península cerca de un millón de muertos.

Con apoyo del nazi-fascismo europeo y sus dos principales personeros, Adolfo Hitler, de Alemania, y Benito Mussolini, de Italia, Franco había insurgido contra el gobierno constitucional de la II República. La patria de Cervantes había escogido en mayo, de 1936, tras los comicios del 6 de abril de 1936 y mediante un régimen dual de sufragantes compromisarios y diputados, al escritor Manuel Azaña, como su presidente. El triunfo de la coalición de izquierda, articulada como Frente Popular, condujo a extremar los temores de los grupos conservadores y las tensiones que vivía la sociedad hispana y que se manifestaban tanto en el Parlamento, como los periódicos y en la calle mediante atentados contra adversarios políticos. Así, Franco, cuyas ambiciones supo ocultar para obtener posiciones en la cúpula militar, y quien se alzó el 17 de julio de 1936, se aprovechó de la carencia de respaldo diplomático y militar del bando republicano, el cual, no obstante, contaba con la opinión pública y voluntarios. La II República apenas obtendría apoyo material de la Unión Soviética, aunque limitado, en tanto las fuerzas del franquismo avanzaban en su ofensiva con aviones, pertrechos, dinero y hombres enviados por Hitler y Mussolini.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *