Expertos de Naciones Unidas denuncian que sanciones de EEUU amenazan la vida de venezolanos

De acuerdo a los expertos, hay unos 190 pacientes con cáncer en la lista de espera para recibir tratamiento en el exterior. Foto Internet

VEA/ Yonaski Moreno

Cientos de pacientes venezolanos con cáncer podrían morir como consecuencia de la aplicación excesivamente estricta de medidas coercitivas unilaterales por parte del gobierno de Estados Unidos contra Venezuela y la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

La denuncia fue realizada este miércoles 21 de julio por seis relatores y expertos designados por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, a través de un comunicado.

«La vida de los pacientes venezolanos trasplantados que se encuentran varados en países extranjeros, así como los que esperan viajar al extranjero para operaciones para salvar sus vidas, están amenazados», señala el comunicado, compartido en la cuenta Twitter del canciller de la República, Jorge Arreaza.

De acuerdo a los expertos, hay unos 190 pacientes con cáncer en la lista de espera para recibir tratamiento en el exterior. Además, unos 14 niños, incluidos tres niños pequeños, fallecieron entre 2017 y 2020 esperando recibir tratamiento.

El comunicado precisa que esta situación ha sido comunicada al gobierno de Estados Unidos de América, otros países y entidades, a quienes les han solicitado «mitigar las consecuencias inesperadas de las sanciones y reinstaurar el tratamiento para las personas cuyas vidas corren peligro».

Añaden que estos gobiernos y entidades que aplican sanciones contra naciones soberanas, «deben asumir la plena responsabilidad por el efecto que sus acciones tienen sobre los derechos fundamentales a la vida y la salud de todas las personas en todo el mundo».

El comunicado detalla que terceros países, bancos y empresas privadas, son cautelosos en su trato con Venezuela porque temen violar las sanciones de Estados Unidos y verse perjudicados. Esta situación ocasiona que el dinero no pueda transferirse fuera de Venezuela, por lo que algunos pacientes han quedado varados en países a los que fueron a recibir tratamiento.

Señala que estas medidas afectan especialmente el programa dirigido por la Fundación Simón Bolívar, que funciona a través de la filial de Pdvsa en EEUU, Citgo. Expone que la fundación apoyó a pacientes venezolanos con cáncer, incluidos niños, para que viajaran al extranjero para recibir trasplantes y otros tratamientos, hasta que el gobierno de Estados Unidos suspendió el control de Citgo al gobierno venezolano.

«Apuntar a Pdvsa como una forma de controlar la agenda política de Venezuela, ha tenido consecuencias devastadoras para cientos de personas en tratamiento por rechazo de trasplantes, tanto en Venezuela como en el exterior», destaca la misiva.

El comunicado está firmado por la relatora especial de la ONU sobre las repercusiones de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos, Alena Douhan; el relator especial sobre la tortura y los malos tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, Nils Melzer; el experto independiente en derechos humanos y solidaridad internacional, Obiora Okafor; el experto independiente sobre la promoción de un orden internacional democrático y equitativo, Livingstone Sewanyana; el relator especial sobre el derecho al desarrollo, Saad Alfarargi; y la relatora especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, Tialeng Mofokeng.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!