¡Guerra a la mentira! Hablan los hermanos que derecha mediática asoció al Coqui (+Video)

En compañía del diputado Carlos Mogollón acudieron al Ministerio Público solicitando protección.

En compañía del diputado ante la Asamblea Nacional,  Carlos Mogollón, los  hermanos Miguel y Gilvert Nal Tovar, acudieron a la sede del Ministerio Público  a fin de solicitar medidas de protección por haber sido señalados el pasado 3 de abril, sin previa verificación por las redes sociales, como integrantes de la banda delictiva de El Coqui, que opera en las inmediaciones  de la Cota 905.

La información se conoció a través de un material audiovisual publicado en la cuenta @_CarlosMogollon, mediante la cual José Ali Uriepero, entrenador deportivo de ambos jóvenes, en la Escuela Deportiva Integral Comunal de Baloncesto Comuna Socialista El Cementerio, afirmó que asistieron al citado despacho para que la opinión pública conozca la verdad” y emprender las medidas legales que sean pertinentes.

Igualmente, en el video de 1 minuto y 31 segundos de duración,  Miguel  de 18;  y Gilvert, de 17 años de edad, declaran que son deportistas. Uno cursa sexto y el otro quinto año de bachillerato, “y no somos delincuentes ni pertenecemos a ninguna banda”.

Por su parte, el parlamentario aseguró que desde la Asamblea Nacional, “les brindamos todo el apoyo a estos dos jóvenes que han sido sometidos al escarnio público y la canalla mediática,  días atrás, creó un fake  y lo hicieron tendencia en las redes sociales, incluso poniendo en peligro sus  vidas”.

Seguidamente, dejó claro que “bajo ningún concepto vamos a permitir que utilicen a nuestros muchachos y a nuestra gente para crear matices de opinión falsas”.

En ese sentido, denunció que algunos representantes de la oposición política venezolana, así como algunos medios de información  y en las redes sociales  publicaron noticias el sábado 3 de abril que no habían sido verificadas.  “Hoy empezamos las acciones legales para proteger a estos muchachos, no puede haber impunidad con los mercenarios de la comunicación”.

La familia Nal Tovar, un día después de haberse hecho viral la engañosa acusación, emitió  un comunicado como réplica a la información falsa que distintos medios de comunicación venezolanos difundieron en sus plataformas virtuales sobre los jóvenes Miguel y Gilvert, “quienes lejos de ser “delincuentes” mantienen una vida activa en el deporte, específicamente en el básquet, además son estudiantes del Colegio Paulo VI de quinto y sexto año de bachillerato propiamente”.

En el mismo documento denuncian que el pasado 3 de abril,  se viralizó una fotografía donde aparecen   los hermanos Nal Tovar disfrutando un día de piscina en el Club Social y Deportivo de la Metropolitana,  ubicado en la Cota 905, frente al Parque Zoológico El Pinar. «Sin embargo, dicha imagen no es actual, fue tomada hace unos años atrás y ha sido bandera para la tergiversación  de la información”.

En otro párrafo, argumentan  “como núcleo familiar  reclamamos que los medios digitales que han hecho eco de esta noticia amarillista realicen una fe de errata, tal como lo ha hecho Caraota Digital. El exhorto es a investigar la información antes de arremeter contra las personas sanas”.

De acuerdo con el diputado Carlos Mogollón, definitivamente hace falta una normativa que regule estas acciones en las redes que cada vez son más comunes, prácticas viles, porque a su juicio, la “libertad de expresión, no es libertad de difamación”.

En ese sentido, denunció en su cuenta en tuiter  “sorpresa, los influencers del odio continúan, aún luego de darse cuenta del “error” David Glock, -refiriéndose al usuario  @ David Glock – quien publicó una imagen de los hermanos Nal Tovar señalándolos como delincuentes- no eliminó la publicación, solo restringió los comentarios”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *