Hace 50 años se instaló Congreso Cultural de Cabimas

Néstor Rivero
El autor es historiador y abogado.

Néstor Rivero Pérez

nestor5030@gmail.com

El 4 de diciembre de 1970, hace cincuenta años, se instaló el Congreso Cultural de Cabimas, jornada en defensa de la identidad nacional y denuncia del imperialismo que deliberó en la ciudad homónima de la Costa Oriental del Lago de Maracaibo hasta el día 7, y cuyas repercusiones se hicieron sentir en distintos campos del quehacer académico, político y cultural propiamente dicho, del país.

Participantes

Destacaron por sus intervenciones Salvador Garmendia, Ramón Palomares, Ángel J. Márquez, Víctor Valera Mora (el Chino), Carlos Contramaestre, Simón Sáez Mérida, Moisés Moleiro, Edmundo Aray Ibrahím López Guerra, así como la profesora Chela Vargas, Carmen Romero, José Rafael Núñez Tenorio, Héctor Malavé Mata, D. F. Maza Zabala, Haydee Machín y Priscilla López, entre otros. Estos intelectuales además de otros, encarnaban la Venezuela irreverente que en la época empuñaron sus ideas en contra de la dependencia petrolera y el neocolonialismo.

El homenaje

El Congreso se concibió en oportunidad de rendir un tributo a los trabajadores y obreros petroleros, que en 1936 organizaron la primera gran huelga petrolera del país, en repudio a las difíciles condiciones de trabajo y bajos salarios a que eran sometidos por las empresas foráneas de la extracción. Sobrevivientes del conflicto, entre otros Martín Marval y Manuel Taborda, se hicieron presentes en el evento. En tal sentido conviene indicar que el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la Costa Oriental del Lago, fungió de sede para las deliberaciones del encuentro antiimperialista.

Testigo de excepción

En apuntes sobre el Congreso de Cabimas, uno de sus integrantes, el profesor y promotor cultural Jesús Mujica Rojas, recuerda que allí además de los letrados, se dio una elevada participación popular, al punto de sobrepasarse con creces el cupo para la logística prevista, debido a la masiva comparecencia de delegaciones de la Guajira, Perijá, el Sur del Lago, así como de Falcón, Lara y Mérida, entre otras regiones. Hubo una animosa actuación de grupos gaiteros, quienes por esos días conmemoraban el aniversario de la desaparición física de Ricardo Aguirre (El Monumental), e igualmente se celebraban las festividades de La Chinita y San Benito.

Repercusiones

El propio profesor Mujica destaca que los congresistas realizaron un acto de Nacionalización del Petróleo al frente del Pozo Zumaque I, ubicado en el centro de Cabimas, siendo que para el inicio de la industria extractiva, dicho sector era selvático.

Así el acto simbólico de nacionalización escenificado en Cabimas con palabras del poeta Ramón Palomares, inició una corriente de opinión en el país que contribuyó a despertar la conciencia nacional respecto al control y manejo de tan estratégica industria. Del Congreso de Cabimas surgieron formas orgánicas en sectores como el cine nacional, que años después derivó una Ley del Cine. Igualmente se inició una fuerte inclinación a la práctica del teatro popular y obrero. De la jornada también se desprendió una importante vertiente organizadora en materia de derechos humanos y grupos estudiantiles, que se manifestarían a lo largo de la administración del Dr. Rafael Caldera y de Carlos Andrés Pérez. Asimismo, este Congreso prohijó nuevas formas de presencia dentro del movimiento sindical venezolano.

Sinóptico

1842

Gregorio McGregor

Este día falleció en Caracas Gregorio McGregor, prócer de la Gran Colombia de origen escocés y cuya actuación fue decisiva en las victorias republicanas de 1816, y en la creación de la efímera República de las Floridas de Norteamérica.

Habiendo llegado a Caracas durante la Primera República, en 1811 McGregor en Caracas actuó al servicio de Francisco de Miranda. En 1812 viaja a Nueva Granada, donde combate a las órdenes de Antonio Nariño. Tras caer Cartagena a fines de 1815, McGregor viaja a Los Cayos de Haití, encontrándose con Bolívar y se suma a la expedición libertadora de 1816. Tras arribar a Margarita el 3 de mayo de 1816, el Libertador, procedente de Los Cayos, enfila hacia Ocumare de la Costa, adonde llega el 6 de julio; McGregor le acompaña. Sin embargo, la imprevisión de algunos oficiales le obliga a ponerse al frente de 600 hombres. Si bien el combate de Los Aguacates, del 14 de julio de 1816, significó una derrota equivalente a la de Queronea en la antigua Grecia, el desplazamiento de McGregor y sus hombres al oriente, logrando varios triunfos, constituyó una proeza con el mismo significado de la Batalla de Platea. donde Pausanias, a la cabeza de los espartanos, derrotó al varias veces superior ejército persa de Mardonio.

República de las Floridas

Emprendedor como pocos de osadas acciones, McGregor, en 1817, con apoyo de Lino de Clemente, Juan Germán Roscio, Pedro Gual y Luis Aury, encabeza las operaciones sobre la isla Amelia, frente a la costa de las Floridas -entonces colonias españolas-. Allí crea la República de las Floridas de breve duración. ¿Motivo? En vez de apoyo, recibieron la hostilidad del gobierno estadounidense de James Monroe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *