Impulsar la unión de los pueblos fue el gran “pecado” de Ilich Ramírez Sánchez

Así lo afirmó a Diario VEA, Vladimir Ramírez, hermano del internacionalista que lleva 25 años secuestrado por la “justicia” de Francia.

Yonaski Moreno
En agosto de 1994 las autoridades francesas capturaron en Sudán, al internacionalista y militante de la causa palestina, Ilich Ramírez Sánchez, a quien trasladaron y mantienen encarcelado desde entonces en ese país europeo.

Familiares y organizaciones sociales han calificado la acción como un secuestro, enunciando que los juicios a los que fue sometido Ramírez Sánchez violaron el debido proceso, el derecho a la legítima defensa y la presunción de inocencia.

En entrevista para Diario VEA, Vladimir Ramírez, hermano del internacionalista destacó que el nombre de su hermano ha sido satanizado por los medios internacionales de comunicación, en respuesta a los intereses del imperialismo y el sionismo.
«El gran pecado cometido por Ilich en plenos años ’70, dentro del contexto de la guerra fría, fue dar un ejemplo al mundo de la conducta que debían seguir los revolucionarios”, señaló Vladimir Ramírez.

Añadió que han solicitado ante la Defensoría del Pueblo y la Cancillería, la apertura de una investigación sobre la violación sistemática de los derechos humanos de Ilich, así como que asuman una postura sobre el caso.

-¿Por qué cree que los medios internacionales insisten en señalar a Ilich Ramírez como un terrorista?
-Los grandes medios internacionales, tanto los de información como de entretenimiento, están controlados, en su gran mayoría, por capitales de empresas vinculadas con el capitalismo y el sionismo. Resulta que estos dos componentes que trabajan juntos como poderes fácticos en el mundo, siempre han aplicado una estrategia de mantener a los pueblos sometidos mediante la aplicación del dividir para vencer. Cuando uno revisa todas las acciones que se han llevado a cabo en contra de los países que ellos han sometido, siempre ha sido una alianza de países occidentales, capitalistas, neoliberales, imperialistas, en contra de un solo país, que, por supuesto, le cuesta defenderse contra esa avalancha. Esto lo menciono, porque el gran pecado cometido por Ilich en plenos años ’70, dentro del contexto de la guerra fría, fue dar un ejemplo al mundo de la conducta que debían seguir los revolucionarios, internacionalistas y antiimperialistas, de que no se debían limitar a luchar por su propia causa, sino que era necesario enfrentar esa coalición internacional con la unión de los pueblos. Ese es el pecado que no perdona el imperialismo ni el sionismo. Por eso a Ilich lo han desvirtuado, lo han satanizado, catalogándolo de terrorista, mercenario, criminal, y lamentablemente, el enorme poder de llegada que tienen esos medios de comunicación, han logrado hacer prevalecer la versión de Ilich como eso, como un criminal, no como un hombre que siguió el ejemplo del “Che” Guevara cuando dijo que ‘todo revolucionario debe indignarse por cualquier injusticia cometida contra cualquiera, en cualquier parte del mundo’. Eso fue lo que aplicó Ilich, pero el imperialismo no está dispuesto a perder.

Vladimir Ramírez, es uno de los impulsores de la liberación de su hermano / foto gaspar pinto

-¿Qué significa Ilich para las nuevas generaciones?
-Ilich es justamente el ejemplo de lo que ha sido la tradición del internacionalismo venezolano, que arranca con uno de nuestros próceres, Francisco de Miranda. Ilich además ha sido consecuente no solo durante su etapa de libertad y actividad plena en la lucha armada, sino que a pesar de llevar un cuarto de siglo secuestrado en cárceles francesas, no ha bajado la frente nunca, no ha titubeado en cuanto a sus principios y valores, y se mantiene firme en su accionar, en su discurso y pensamiento en cuanto a las ideas revolucionarias, antiimperialistas y antisionistas que él ha mantenido a lo largo de su vida y eso es un ejemplo hoy en día, porque es muy fácil para los jóvenes entender que a alguien que le está yendo bien en su campo de actividad se mantenga firme en sus principios, pero normalmente no se ve a la gente cuando cae en desgracia siendo tan firme como él.

-¿Se sigue sintiendo palestino? ¿Haría las mismas acciones a favor de la causa palestina?
-Indudablemente, Ilich no solamente se siente palestino, Ilich se convirtió al islam empezando su lucha, él siente al pueblo palestino como suyo, él se siente un miembro de esa comunidad y en general del pueblo árabe sometido por el imperialismo y por el sionismo. No me cabe la menor duda que de lograr su libertad, Ilich indudablemente mantendría su apego y su dedicación a la causa palestina y su lucha por reivindicar a ese pueblo, pero también él ha demostrado en los últimos años estar muy pendiente de lo que está pasando en su Patria, Venezuela. Así que yo creo que, en definitiva, Ilich ante un escenario hipotético de recobrar la libertad, sería indudablemente un luchador por las causas dignas de los pueblos sometidos por el imperialismo.

-¿Ilich se ha expresado sobre Venezuela? ¿Ha presentado alguna propuesta para afrontar el bloqueo?
-Sí, de hecho, él le ha escrito cartas al presidente Nicolás Maduro. En su momento también le dirigió cartas al presidente Hugo Chávez, y él ha advertido que tiene que haber una unión del pueblo; tiene que haber mucha comunicación, mucho conocimiento de la realidad que estamos enfrentando para que el pueblo, no solamente con base en la información sino también con base en una educación con los principios y valores necesarios, pueda mantenerse unido y podamos hacer frente a los ataques del imperialismo. Él ha expresado su apoyo incondicional a la Patria, su apoyo incondicional al proceso revolucionario ante el asedio del imperialismo y claro, lamenta solamente que él está incapacitado de incorporarse plenamente a la lucha, debido al secuestro que desde hace 25 años le ha impuesto el Estado francés. Así como él manifiesta su apoyo por el gobierno, les recuerda sistemáticamente que está a la espera de que el gobierno actúe ante su contraparte francesa. En buena medida, eso tiene que ver con lo que hicimos ante la Defensoría del Pueblo y ante la Cancillería con motivo de cumplirse los 25 años de su secuestro. Requerimos nuevamente a ambas instituciones que se asuma una postura formal, abriendo un expediente, haciendo la investigación de lo que estamos denunciando con respecto a la violación sistemática de los derechos humanos de Ilich, empezando con el secuestro continuado, la vejación y maltrato físico. Ha sido torturado física y psicológicamente, los juicios han violado el debido proceso, el derecho a la legítima defensa, la presunción de inocencia entre otras cosas y todo esto lo hemos denunciado.

-¿Cuándo inició el proceso para lograr la extradición?

-Desde que Ilich cayó preso en manos de los franceses en el año 1994 empezamos; de hecho, lo empecé yo porque fui nombrado el vocero de la familia para este caso, así que tengo 25 años reclamándoles a los diferentes gobiernos venezolanos que asuman una postura. Lamentablemente durante los primeros cinco años que correspondieron al gobierno de Rafael Caldera no hubo una respuesta por parte de ellos porque para ese entonces el Estado venezolano era un aliado del imperialismo y no tomó cartas en el asunto. A partir de que ganó el Comandante Chávez la presidencia, nosotros nos mantuvimos en contacto con la Cancillería, en primera instancia para plantearle la situación de Ilich. Después vinieron los 7 largos años de Gabriela Ramírez en la defensoría, que lamentablemente fue un tiempo perdido en la causa, porque se negó sistemáticamente a investigar el caso, pero con quien estamos retomando y nos alegra enormemente su digna actitud, es Alfredo Ruiz. Ya conocimos al personal de la Defensoría que podría integrar el equipo que va a investigar lo que estamos denunciando, así que tenemos todas las expectativas de que esa digna institución pueda efectivamente investigar y pronunciarse respecto a eso y compartir ese pronunciamiento con los otros entes del Estado que estarían llamados a actuar en el caso de Ilich, uno de los cuales evidentemente sería la Cancillería.

En una entrevista que Ilich concedió a José “Cheo” Sánchez, dijo: “Debo ser repatriado, los que retardan mi repatriación son los traidores a la patria”. ¿A qué o quién se refería?
-Yo creo que Ilich hace mención no de casos específicos, sino de que si nosotros analizamos cómo ha venido desenvolviéndose el proceso revolucionario, ya ha habido varios desertores de la causa bolivariana, entre ellos dos muy emblemáticos. Por una parte, Gabriela del Mar Ramírez, la exDefensora, que está ahora apoyando a la oposición y siendo muy crítica del Gobierno Bolivariano, pero también otro personaje de alto perfil fue la exfiscal general Luisa Ortega Díaz. Yo creo que Ilich habla en términos generales sobre las figuras que han estado dentro del gobierno y que inclusive han tenido vínculos muy fuertes con el imperialismo y con el sionismo, es a eso a lo que se refiere Ilich, (…) Se sabe a vox populi que hay personas que lamentablemente están dentro del gobierno revolucionario que están infiltrados ahí, que están agazapados y que en la medida de lo posible estarían saboteando cualquier acción del gobierno a favor de Ilich.

Ilich ha expresado su apoyo incondicional a la Patria ante la agresión imperial

-¿De lograrse la extradición, bajo qué condiciones estaría en Venezuela? ¿Vendría como una persona libre o pagaría la condena que le dieron en Francia?
-Fíjate, hay una figura que existe y hay un convenio firmado entre Francia y Venezuela, que es la figura del traslado. El traslado permitiría que Ilich cumpla su condena en Venezuela. Ahora, hay una diferencia entre Venezuela y Francia, y es que en Francia existe la cadena perpetua, en Venezuela no, aquí la pena máxima sería 30 años. Yo no soy abogado, pero la lógica me dice que si Ilich viene trasladado para acá, él se vería obligado a cumplir la condena máxima si es que lo considera procedente el gobierno venezolano. No olvidemos que nosotros hemos denunciado que todo el proceso judicial está viciado de ilegalidad y de violación del debido proceso.La otra posibilidad es que no vendría en condición de preso, sino que estaría volviendo a su Patria como una manera de rectificar el delito cometido por las autoridades francesas cuando lo secuestraron en agosto de 1994 y lo han mantenido ilegal e ilegítimamente preso desde entonces, que es la postura nuestra. En todo caso, Ilich debe volver, ya con casi 70 años encima. Nuestro parecer es que él vendría a Venezuela a poder vivir en libertad y recuperar esa libertad que el Estado francés, el imperialismo y el sionismo le han privado.

-¿Qué otras acciones se están ejecutando por el caso?
-Hay una campaña que se llama Yo te quiero libre, que la están impulsando la Coordinadora Simón Bolívar y el Movimiento Guevarista Revolucionario. Es una digna campaña que quiere hacer la promoción y la lucha por la causa de todos los presos revolucionarios en manos del imperialismo, bien sea que estén presos en sus países de origen o bien sea que estén presos en otros países. Con eso estamos queriendo que se pueda lograr la unidad completa de todos los revolucionarios en el mundo para que luchemos por todas las causas de los revolucionarios presos a manos del imperialismo, para que no haya una segmentación. Todos los revolucionarios merecen nuestro apoyo, nuestro respaldo, nuestro clamor por su libertad; entonces quienes somos revolucionarios no podemos ser indiferentes ante el padecer de esos compañeros y tampoco deberíamos limitarnos solamente a ser solidarios con los latinos; tenemos que ser solidarios con los compañeros presos en el norte del continente americano, y en los otros continentes, porque al final, la campaña y la causa es una sola y debemos aprovechar el esfuerzo que cada grupo hace por su defendido en particular para multiplicar el esfuerzo por todos, y así crearemos una conciencia y una unidad internacional que es a lo que más miedo le tiene el imperialismo y el sionismo. Ellos están aplicando el dividir para vencer, nuestra respuesta debe ser: Unidos somos invencibles.

-¿Qué se necesita para impulsar este tipo de proyectos?
-Información, porque en el actual siglo XXI es una batalla sobre todo de información; el enemigo ha sido capaz de controlar todos los medios de divulgación a su alcance y ellos están imponiendo su versión del conflicto. Nosotros debemos ser capaces, por una parte, de innovar y con base a esa información que demos de manera masiva, desmontar el discurso del imperialismo y del sionismo, eso es fundamental. Obviamente también la unión, porque hay algo que el capitalismo tiene muy claro, ellos tienen un interés en su Dios que es el dinero, el capital, eso marca la causa de ellos, y podrán tener todas las diferencias del mundo en lo personal, pero tienen ese factor común que los une a todos y ellos actúan de manera muy efectiva porque todos tienen ese mismo interés. En el bando revolucionario debemos alcanzar también esa unidad de esfuerzo, esa unidad de propósito, respetando nuestras diferencias, teniendo claro que el enemigo es uno solo y que mientras nos mantengamos dispersos somos débiles ante ellos, así que indudablemente todo pasa por una campaña de concienciación. Nosotros tenemos que hacerle llegar al mundo cuál es la realidad que estamos viviendo; por supuesto, respetando las diferentes interpretaciones que se pueden hacer, pero tenemos que estar claros que no importa la acera desde la cual estemos luchando; todos estamos siendo oprimidos por el mismo factor y solamente con la unidad de los oprimidos por el imperialismo, el sionismo y sus aliados, es que vamos a poder generar un frente que eventualmente será exitoso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *