Néstor Rivero Pérez

nestor5030@gmail.com

El 10 de septiembre de 1887 nació en Londres (Reino Unido) Charles Spearman, creador de la Teoría Bifactorial de la Inteligencia, de la cual se han derivado nuevas corrientes para el estudio biopsicosocial de los procesos que configuran el aprendizaje y desarrollo humano.

Una noción que evoluciona

En su libro Metafísica, Aristóteles asienta que “Todos los seres humanos deseamos conocer”, asomando la noción de inteligenciacomo rasgo de toda la especie. A dos mil años de tal enunciado, nuevas corrientes estiman que “ser inteligente implica tener la capacidad de prever, comprender y superar los problemas que se nos presentan día a día” (https://tein.tips).

¿Einstein o Sidis?

La proyección que dio a Albert Einstein su Teoría de la relatividad, en distintos campos de la Ciencia, ha hecho que muchos le tengan como el ser más inteligente que jamás haya existido. A su lado podrían colocarse nombres como Pitágoras, Aristóteles, Arquímedes, Leibnitz o Carlos Marx, en un selecto listado de cíclopes del cerebro. Sin embargo, el coeficiente de inteligencia (CI) del eminente Einstein ha sido estimado en 160 puntos, algo ciertamente excepcional, al tanto que la media establecida oscila entre 90 y 110 puntos. Willian James Sidis, estadounidense e hijo de migrantes rusos de finales del siglo XIX, alcanzó un tope que oscilaba entre 260 y 300 puntos. Casos a su vez excepcionales han sido el ajedrecista ex-URSS Gari Kasparov,el campeón mundial más joven del juego ciencia-y la niña prodigio húngara Judit Pólgar, conocida como “Primera Gran Dama del Ajedrez”.

Los puntos de Sidis

En todo caso, Sidis, cuyos dos primeros nombres honraban a su padrino, el escritor William James, falleció asus 46 años de embolia cerebral; y ya a la edad de 8 años, hablaba con corrección ocho idiomas. En sus últimos años, Sidis, quien culminó “siete carreras universitarias, hablaba perfectamente 40 idiomas” (https://ecoosfera.com). Con igual facilidad, Sidis dominaba áreas de humanidades, como ciencias básicas, con un desempeño excepcional en matemáticas.

Inteligencias múltiples

En 1983, Howard Gardner formuló su teoría sobre las “Inteligencias múltiples”, cuestionando enfoques unilineales y mecánicos para la medición de esta cualidad suprema de los seres humanos. Gardner habla de siete tipos de inteligencia, entre las cuales cabe destacar la linguístico-verbalizable, la lógico-matemática y la visual-espacial.Por otra parte, el también psicólogo contemporáneo Daniel Goleman ha hablado de la Inteligencia emocional, enfoque de acuerdo al cual se debe aprovechar el poder de las emociones “para guiar el pensamiento cognitivo y comprender la información que transmiten las emociones y las acciones que generan las emociones”.

Genios en desperdicio

Siendo el talento, en tanto inteligencia aplicada, un instrumento de primera línea para que las sociedades se empinen sobre el atraso y subdesarrollo, conviene apuntar que los países que alcanzaron dicho propósito, supieron crear y sostener sistemas de captación y desarrollo de su talento por especialidades, sean estas el deporte, matemáticas, ingenierías o ciencias sociales, entre otras áreas.  El caso de Sidis, quien careció de los estímulos y orientación universitarios y gubernamentales para emprender proyectos, es aleccionador. Los Estados que han derrotado su estancamiento para convertirse en potencia, en tiempos cuando ya se inició la carrera hacia la Inteligencia artificial, han hecho funcionar sus sistemas de talentocon políticas de captación, seguimiento y especialización, articulando políticas educativas, pasantías, centros de investigación y desarrollo, con programas de colocación profesional.

Sinóptico

 1862

Luis Razetti

Este día nació en Caracas el médico Luis Razetti, padre del “Renacimiento de la Medicina en Venezuela”. Carlos Arvelo y José María Vargas imponen su sello médico a la segunda parte del siglo XIX venezolano, cuya obra se proyecta hasta las primeras décadas del siglo XX.

En este último lapso destacaron José Gregorio Hernández, Pablo Acosta Ortiz, Francisco Antonio Rísquez y Santos Dominici. Algunos de estos últimos, como Rísquez y Dominici, extenderán su presencia hasta mediados del siglo XX y, junto a José Manuel de los Ríos, Miguel Pérez Carreño, Enrique Luciani y J. Ignacio Baldó, cuyas memorias hoy se honran con los epónimos de importantes centros hospitalarios del territorio nacional.

Por su parte, Luis Razetti propugnó iniciativas como la introducción de la enseñanza clínica en la universidad, siendo pionero en distintos tipos de intervenciones quirúrgicas en centros hospitalarios del país, especialmente en el Hospital Vargas, dentro del cual regentó precisamente la cátedra de Clínica Quirúrgica.

Razetti fue el primero en emplear técnicas e instrumental quirúrgico cuyo uso es hoy cotidiano en quirófanos y salas de emergencias de todo el mundo. Razetti, en cuya obra destaca un Manual del antialcoholismo, fundó la Gaceta Médica de Caracas. Falleció en 1932.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!