La agresión entre la mentira y la corrupción

El autor es periodista y docente.

Pedro Estacio

@urgentess

Si mentir es, en cierto modo, esconder la verdad, encubrirla, seguro que los corruptos son altamente mentirosos, porque para que este tipo de pillo pueda avalar lo que hace frente a todos, quienes le conocen, deforma la realidad de su entorno y, además de eso habrá utilizado su capacidad para seducirlo y mostrarse con una imagen falsa durante el desarrollo de su vida.

Planteado en tales términos la mentira y lo corrupto no cabe duda de que una inmensa cantidad de políticos integra parte de un registro de tal naturaleza, de esos que dan asco.

Ello permite plantear la interrogante de si alguien que hace lobby integra ese registro de mentirosos y corruptos. Valga aclarar que, a quienes hacen lobby les dicen también cabilderos, sujetos que buscan lograr la aprobación de un proyecto de ley.

Ahora bien, ¿Cómo podemos los venezolanos calificar a quienes han estado haciendo lobby ante el congreso estadounidense con mentiras y falsos planteamientos a los fines de que seamos descalificados, ofendidos, maltratados, presionados y amenazados?

No hay que hacer una especialización universitaria y alcanzar un título para darnos cuenta, para entender, que quien cabildea representa a una institución, empresa o un grupo interesado con un propósito determinado.

Mucho es lo que se ha dicho al respecto y no extraña que los sectores corporativos, que son varios, tengan puestos los ojos en el petróleo, oro, diamantes, muchos otros minerales, las aguas, y la flamante geografía del territorio venezolano, y estén pagando altas sumas de dinero a los cabilderos -reteconocidos todos ellos- para que traten de que el Congreso de EEUU se siga pronunciando respecto a Venezuela.

Ya, de hecho, imagináos que había estado funcionando la nada ética tarea del lobby cuando Barack Obama nos declaró un peligro para la seguridad de su nación.

Era Joe Biden su vicepresidente, por lo que no hay que albergar nada, absolutamente nada, de Estados Unidos hacia Venezuela. Sería de tontos caer en un engaño avisado.

¿Qué es lo que ha estado en juego, entonces? Pues no hay que inventar porque esta comedia trágica que han inventado desde Estados Unidos y donde nos ven como su principal objetivo, tiene como basamento dos importantes actores: La mentira y la corrupción y eso lo saben la Organización de las Naciones Unidas y todos los países que la integran, como decir “Raimundo y todo el mundo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *