Máximo homenaje

Desarrollar con celeridad la ciencia espacial y convertir el país en una potencia de tecnología espacial fue la firme decisión y voluntad de Kim Jong Il.

Embajada República Popular Democrática de Corea

El 7 de febrero de 2016, pocos días antes del Día de la Estrella Luz (16 de febrero), la máxima fiesta nacional del pueblo coreano, la RPD de Corea lanzó el satélite artificial de la Tierra Kwangmyongsong-4. El cohete transportador que lo colocó en la órbita también tiene igual nombre: Kwangmyongsong (estrella luz).

Kwangmyongsong alude a Kim Jong Il, el eterno Presidente del Comité de Defensa Nacional de la RPDC, y el Día de la Estrella Luz es el día de su nacimiento.

Kim Jong Il (1942-2011) continuó la causa de Kim Il Sung, fundador de la Corea socialista, defendió el socialismo y preparó el sólido fundamento para la construcción de una potencia socialista próspera en ese país. También fue quien abrió la era de la exploración espacial de Corea.

Hace decenas de años presentó un ambicioso proyecto para los especialistas coreanos en ciencia espacial y los estimuló ofreciéndoles ayudas en diferentes aspectos para realizarlo. Propuso crearles óptimas condiciones material y técnica como la industria de titanio, y brindó valiosas sugerencias relacionadas con la producción de cohetes multifase de nuevo tipo. Cuando los científicos y técnicos se veían desanimados ante repetidos fracasos, les dio fuerza y ánimo haciendo recordar que el primer tractor de Corea había marchado atrás y que él mismo apretaría el botón para lanzar el primer satélite artificial que ellos construyeran.

En fin bajo las difíciles condiciones en que se encontraba por la ofensiva que los imperialistas recrudecían contra el socialismo la RPDC logró producir y colocar en la órbita en agosto de 1998 el primer satélite artificial de la Tierra que le dio el nombre  Kwangmyongsong-1

Desarrollar con celeridad la ciencia espacial y convertir el país en una potencia de tecnología espacial fue la firme decisión y voluntad de Kim Jong Il. Estados Unidos y sus seguidores declararon que interceptarían el próximo transportador de satélite coreano tildándolo de misil. A pesar de esto, Kim Jong Il hizo lanzar el segundo satélite de igual nombre en abril de 2009, momento en que estaba dispuesto a contestar con una reacción militar al desafío militar de los enemigos.

Dejó el legado de lanzar un satélite de aplicación en 2012, en homenaje al 100°  aniversario del natalicio del Presidente Kim Il Sung. Fue el actual máximo dirigente de Corea Kim Jong Un quien lo cumplió con el lanzamiento del segundo Kwangmyongsong-3 el 12 de diciembre del mismo año pese a que Estados Unidos y sus fuerzas seguidoras recurrían a todos los medios posibles para impedirlo.

El lanzamiento del siguiente satélite Kwangmyongsong-4 en 2016 fue una manifestación de la decisión inconmovible de Kim Jong Un y del pueblo coreano para cumplir plenamente el legado de Kim Jong Il y hacer valer para siempre sus destacados méritos en el desarrollo de la ciencia espacial del país. Asimismo fue su máximo homenaje al eterno líder de la nación camarada Kim Jong Il.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *