El baloncesto venezolano perdió a una de sus grandes guerreras y formadoras: Elena Estévez

Protegida por el entrenador Sioux Fernández, durante la Primera Tertulia Basquetera 2020 en el 23 de Enero. Foto. Internet

VEA/ Irving Guanipa Ojeda

El baloncesto venezolano está de luto con la partida física de la profesora Elena Estévez, forjadora de varias generaciones de la disciplina en Caracas y en toda Venezuela, porque su deambular por el llamado deporte de los gigantes lo hizo sentir en diferentes regiones del país, siempre impartiendo sus amplios conocimientos adquiridos en la capital.

La siempre esforzada entrenadora, egresada del Instituto Pedagógico de Caracas y con muchos años en la Academia Mac Gregor de Coche, hizo sentir su particular forma de impartir conocimientos a muchos de los que posteriormente pasaron a ser figuras en los más importantes certámenes basqueteros del país, como la Liga Especial de Baloncesto, la Liga Profesional de Baloncesto (LPB), Ligas Nacionales, además de los seleccionados del Distrito Capital y de las selecciones nacionales que asistieron a diferentes competencias internacionales.

Durante la Primera Tertulia Basquetera, celebrada el 16 de diciembre de 2020, en la populosa parroquia 23 de Enero, fue declarada Madrina Vitalicia del evento que, desde ese momento, se estaba institucionalizando, según palabras del hermano periodista Luis Martín y ante una nutrida representación de aquellos históricos  jugadores bautizados como los Héroes de Portland, que se hicieron presentes en el encuentro. 

En dicha jornada participaron, entre otros destacados entrenadores, Néstor «Mamá Osa» Salazar, Nelson «Kako» Solórzano, Jesús «Moñito» Contreras, José «Chelín» Ramos, Sioux Fernández, jugadores y ex jugadores profesionales, así como periodistas y amantes del baloncesto. 

En ese entonces la profesora Elena Estévez, un poco aquejada de salud, pero siempre batalladora con la vida y dispuesta a brindar aportes a la disciplina, se refirió a Néstor «Mamá Osa» Salazar, que fue bautizado con ese apodo precisamente por la hoy desaparecida forjadora de varias generaciones del baloncesto en Caracas y toda Venezuela, quien en una oportunidad, de las que tantas veces se aparecía Salazar por la Academia Mac Gregor rodeado de un grupo de niñitos, dijo ella en voz alta «este se parece a Mamá osa y sus ositos», desde ese día el reconocido entrenador y director técnico de selecciones nacionales y los más importantes equipos basqueteros del país se quedó como «Mamá Osa» Salazar.

Sus exequias están siendo veladas en la Capilla Provenzal de la Funeraria Vallés hasta tempranas horas de mañana viernes 24 de junio, como último adiós por parte de familiares y amigos. Paz a su alma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido !!