¡Entrevista! Con las minas se busca mutilar en lugar de matar: El muerto no causa los problemas de un herido

Sus efectos más comunes son amputaciones, mutilaciones genitales, quemaduras, lesiones musculares y en órganos internos, analiza el experto Pablo Fernández Blanco.

VEA / Ildegar Gil

Este lunes 05 de abril el ministro del Poder Popular para la Defensa, general en Jefe, Vladimir Padrino López, informó que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, FANB, había logrado desactivar siete (7) minas antipersonales colocadas por las fuerzas narcoparamilitares colombianos que, desde el 21 de marzo, incrementaron su agresión contra la República Bolivariana de Venezuela, usando para ello -en esta ocasión-, al estado Apure.

Precisó, durante su intervención a través de Venezolana de Televisión, que afortunadamente no se ha registrado hecho alguno en el que niñas o niños hayan resultado alcanzados por este tipo de dispositivo. Pero, agregó, soldados de la FANB sí han perdido la vida.

Un día antes, el presidente Nicolás Maduro informó que su Gobierno solicitará a la Organización de Naciones Unidas, apoyo para rastrear y desarticular estas trampas explosivas.

Más allá de su real letalidad, su existencia es extraña para el común de la población que solo en enlatados televisivos o cinematográficos, ha conocido de su significado. De hecho, afirmado por Padrino López durante la disertación en horas de mediodía, el 27 de mayo de 2013 la nación bolivariana fue declarada territorio libre de minas terrestres.

Utilizando la plataforma WhatsApp, con la intención de cristalizar conceptos sobre tan delicado tema, Diario Vea entrevistó al profesor Pablo Fernández Blanco, activista de derechos humanos y especialista en temas de seguridad ciudadana.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ¡Entrevista-Con-las-minas-se-busca-mutilar-en-lugar-de-matar-El-muerto-no-causa-los-problemas-de-un-herido2.png
Experto en materia de seguridad ciudadana. FOTOS INTERNET

Puntualizó que, desde el punto de vista militar, “las minas permiten que una fuerza organizada pueda superar a otra más numerosa”.

Especifica que a excepción de Estados Unidos y Finlandia (democracias occidentales) más China, Rusia, Israel y Corea del Norte, la mayoría de los países han ilegalizado su uso y posesión.

Se utilizan, argumenta, “para asegurar fronteras en disputa y restringir el movimiento del enemigo en tiempos de guerra, de tal forma que las tropas atacantes puedan ser emboscadas o bombardeadas con mayor facilidad”.

 

Golpe militar y psicológico

-¿Qué es una mina antipersonal?

-Una mina terrestre es un artefacto explosivo diseñado para ocultarse enterrándola a poca profundidad o camuflándola sobre la tierra de tal forma que el explosivo que contiene detone al ser activada inadvertidamente por una persona o vehículo.

-¿Cuáles son sus componentes?

-Se componen de una carga explosiva y un detonador. El nombre se origina en la antigua técnica militar, consistente en la construcción de túneles para debilitar y crear brechas en las fortificaciones enemigas.

-¿Por qué en lugar de eliminar al enemigo, está dirigida a su mutilación? ¿Se trata acaso de infringir también una derrota sicológica?

-En un principio, las minas antipersonas están destinadas a causar el mayor daño posible. Se utilizan para colapsar los servicios médicos enemigos, degradar la moral de sus tropas, y dañar vehículos no blindados. Por ello, el objetivo que busca, sobre todo, es que hieran gravemente o mutilen, y no tanto que maten, ya que un muerto no causa tantos problemas como un herido. Así, sus efectos más comunes son amputaciones, mutilaciones genitales, quemaduras, lesiones musculares y en órganos internos. Originalmente, se utilizaban para proteger las minas antitanque; pero pronto empezaron a utilizarse como armas por sí mismas.

-¿Hay diferentes tipos de ellas?

-Existen distintos tipos de minas. Las minas antitanque o contracarro están diseñadas para inmovilizar o destruir vehículos blindados o tanques, junto con sus ocupantes. Suelen ser más grandes y requerir más presión (al menos unos 150 kg) para ser activadas. Están las minas explosivas o de presión donde su objetivo es causar los mayores daños posibles, destruyendo y quemando su objetivo. Buscan así causar daños tanto físicos como psicológicos. Están las de fragmentación, que al estallar expulsan gran cantidad de fragmentos, lo que hace que su alcance pueda superar los 50 metros a la redonda. En algunos casos, su objetivo es dañar al máximo número de personas. Dentro de esta categoría, hay minas saltadoras, cuya carcasa, al activarse, salta desde el suelo hasta una altura de 1,8 metros, detonando y lanzando sus fragmentos; así, alcanzan aún mayores distancias. Otras se instalan a ras del suelo, y proyectan sus fragmentos formando un arco de unos 60 grados en todas direcciones.

El mundo del capital no ha quedado ajeno al provecho que pueda facilitarle este tenebroso asunto. Añade Fernández Blanco que la empresa estadounidense Claymore Inc. “fabrica varios otros tipos especiales de mina”. Las clasifica así: minas cuya función es destruir y cauterizar los miembros inferiores de su víctima. El objetivo es herir, pero sin matar, obligando a sufrir horribles dolores el mayor tiempo posible, con el fin de quebrar la moral de la tropa enemiga; minas que disparan unos 3000 proyectiles en forma de aguja hechos de uranio empobrecido, con el fin de causar el mayor número de daños al grupo atacado. Su alcance es de varios cientos de metros, y minas químicas, que se utilizan para dispersar agentes químicos en su entorno, “que pueden ser líquidos o gases, persistentes o no” donde el gas más utilizado es el cloro.

-¿Que tan bajo tierra están? ¿Hay manera de detectarla a simple vista?

-Una mina puede ser activada de muchas formas: presión, movimiento, sonido, magnetismo o vibración. Las minas antipersonas suelen utilizar la presión del pie de una persona como disparador, pero también suelen usarse cables. Las minas antivehículos más modernas usan un disparador magnético, que les permite ser detonadas incluso sin ser tocadas. Las minas más avanzadas pueden llegar a notar la diferencia entre tipos de vehículos amigos y enemigos a través de su propio catálogo de características. Esto podría, en teoría, permitir a las tropas amigas usar un área minada negando a la vez el acceso a tropas enemigas. Muchas minas combinan el disparador principal con un disparador por contacto u oscilación, para evitar que los ingenieros enemigos puedan desactivarlas. Es frecuente también reducir la cantidad de metal al mínimo, empleando por ejemplo plástico, para hacer más difícil la detección de la mina por medio de un detector de metales. Por otra parte, las minas de plástico son muy baratas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!