¡Exclusiva! Esta es la verdad alrededor de la bandera ondeada el 13 de abril de 2002 sobre el Palacio Blanco (Ver videos)

Fue Carlos Eduardo Huerfano Mendoza, entonces sargento Mayor de primera, y no Leamsy Salazar, quien izó el tricolor patrio una vez derrocado el golpe de Estado. Fotos cortesía CEHM.

VEA / Yuleidys Hernández Toledo

Cuando han transcurrido 20 años del golpe de Estado que el imperio perpetró contra el Comandante Hugo Chávez Frías, y 20 años de la Revolución de Abril (como él mismo la llamó), que lo rescató de las garras de los golpistas, Diario VEA descubre para sus usuarias y usuarios una historia que durante dos décadas permaneció oculta. El génesis de la misma está anclado al flamear de la bandera nacional el 13 de abril de 2002 sobre el Palacio Blanco, en medio del fervor cívico-militar que avizoraba el retorno del Presidente Constitucional, producto de la rebelión que derrocó al espurio dictador Pedro Carmona Estanga.

Antes de entregar la totalidad de los detalles de aquel épico y glorioso capítulo, del reciente desandar, es necesario compartir otra revelación: desde hace siete (7) años, quien suscribe, poseía control de la entrevista que se leerá a continuación. Fue procesada en el año 2015 por tiempos similares a los actuales, pero por solicitud de su protagonista y debido a un trámite administrativo, que a su favor cursaba en la FANB, debió necesariamente ser pausada.

Hoy, superado aquel compromiso y gracias a la autorización del soldado centro de este material, nos complace exponerlo en su totalidad, con el añadido de algunas actualizaciones que a la luz de algunos hechos públicamente conocidos, no hacen sino enriquecer tan especial contenido.

Un poco de historia

El 11 de abril de 2010, el Comandante Eterno Hugo Chávez realizó su programa dominical «Aló Presidente» número 355, en el Palacio de Miraflores. Ese día, cuando se cumplían ocho (8) años del golpe de Estado que en su contra promovieron dueños de medios de comunicación, jerarquía eclesiástica, empresarios, la derecha y la oligarquía nacional con el apoyo de Estados Unidos, el líder revolucionario  recordó aquellos sucesos.

Uno de los episodios que narró fue la recuperación de la sede del Poder Ejecutivo por parte de efectivos de la Guardia de Honor Presidencial. Para rememorar el hecho, mostró una fotografía emblemática de aquellos acontecimientos, en la que se observa a un grupo de soldados destacando uno de ellos ondeando el tricolor.

El Gigante, en ese momento, saludó a Carlos Eduardo Huérfano Mendoza, quien ostentaba el grado de sargento mayor de tercera, y al teniente Leamsy José Salazar Villafana. Preguntó a este último: «¿cuál eres tú?» a lo que el oficial responde con un leve movimiento de ojos y un tono de inseguridad: “El que tiene la bandera”.

Al sargento preguntó: “¿Tú estás en ese grupo de soldados?», a lo que el oficial respondió: «Sí, mi Comandante en Jefe”.

Previamente, como se nota en el video, al escuchar la respuesta de Salazar, Huérfano baja la mirada y se muerde uno de los labios en una abierta mueca de decepción.

Dos (2) años después de este programa y de acuerdo con registros hemerográficos, Diario VEA publicó en sus páginas 16 y 17 un trabajo de investigación titulado: Soldados de un Abril Rebelde, firmado por el periodista, Luis Araujo.

El texto recopila testimonios de los oficiales de la Guardia de Honor Presidencial, quienes lograron el rescate del Palacio de Miraflores aquellos días 12 y 13 de abril de 2002. En una parte de la redacción, el periodista describe: “Tras recuperar la señal de VTV se da la noticia de que el Presidente Chávez no había renunciado, hecho que motivó la alegría de los jóvenes soldados, quienes decidieron subir a la terraza, guiados por el sargento Huérfano para ondear el tricolor patrio, en un claro mensaje de que el Palacio había sido recuperado y se esperaba la presencia de su Comandante en Jefe, Hugo Chávez”.

En 2015, Diario VEA entrevistó a Huérfano. La conversación se dio en medio de la campaña promovida por la derecha nacional e internacional, y que se desató tres meses antes contra el entonces presidente de la Asamblea Nacional y uno de los dirigentes de la Revolución más leales al Comandante Eterno, Diosdado Cabello.

En esa oportunidad, la derecha arremetió contra Cabello luego de que el diario ABC, utilizando como fuente a un supuesto exescolta del dirigente, de nombre Leamsy José Salazar Villafaña, lo acusara de tener presuntos vínculos con el narcotráfico.

Tras las falsas acusaciones contra Cabello, los medios de comunicación de la derecha nacional, además de replicar la información del diario ABC, recordaron la intervención de Salazar en el «Aló Presidente» de 2010, presuntamente con la intención de desmoralizar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y el legado del Comandante Eterno.

En vista de estos acontecimientos, en 2015 Huérfano decidió contar todo. Siete (7) años después, debido a las razones expuestas al inicio, acá está el producto de aquel diálogo desarrollado en la sala de Redacción de este medio.

-¿Quién ondeó la bandera el 13 de abril de 2002? ¿Usted o Salazar?

-Quien ondeó la bandera fue mi persona, fue algo que me nació del corazón, fue una identificación cívico-militar, una manera de nosotros identificarnos con nuestro pueblo. Me extrañó. Me extrañó cuando él sacó a relucir en su momento que fue él, que tuvo esa oportunidad de ejercer el alzamiento de esa identificación patriótica. Incluso en el video se le ve la mirada, una mirada falsa en un momento cuando dice al Comandante Chávez que él fue quien alzó la bandera. Mi reacción fue de mantener la calma,  como siempre la he mantenido durante mis años de servicio.

-¿Si fue usted el que ondeó la bandera, por qué no desmintió a Salazar en 2010 durante el «Aló Presidente»? ¿Fue por un tema de jerarquía?

-Yo no me esperaba ese momento, que él fuera a salir con esa parte de que él fue quien salió a ondear la bandera. Mantuve mi estatus como profesional, era un programa de «Aló Presidente». Me ocasionó un impacto de falsedad. Realmente mantuve mi cordialidad, como ser humano, como soldado preparado para todo acontecimiento. Hoy en día mucha gente me ha llamado preocupada porque yo salía en ese «Aló Presidente» y sale él como héroe anónimo (…) que fue él quien alzó la bandera, y fíjate que la misma historia de nuestro proceso revolucionario, la historia de nuestro pueblo, rechazó a ese farsante.

-¿Nunca le reclamó a Salazar ni siquiera cuando terminó el «Aló Presidente»?

-No. No, siempre mantuve mi estatus como profesional, como sargento de tropa, en el que me han formado.

-¿Qué sintió al escuchar cuando Salazar le mentía al Comandante Eterno?

-Sentí dolor. Era un engaño a nuestro Comandante. Sentí esa impotencia de falsedad a nuestra Patria cuando él dijo que había ondeado la bandera.

-¿Mientras usted ondeaba la bandera el 13 de abril de 2002, Salazar estaba a su lado o cerca de usted?

-No.

-¿Había visto esa conducta de falsedad en Salazar?

-Fue algo que nos tomó por sorpresa; nadie se esperaba ese comentario. Es un farsante. Fue una «lealtad» tan falsa que se fue a Estados Unidos a declarar contra nuestro gobierno, incluso contra varias personas de identidad de nuestro proceso, como Diosdado Cabello. No merece portar el uniforme militar; en realidad se merece todo el castigo de la ley (…). Aquí nos enseñaron en todo momento a mantener la lealtad a nuestro país.

-En los últimos meses se desató una campaña contra la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y la Revolución Bolivariana a raíz de unas acusaciones de Salazar. Algunos decían “miren al revolucionario”, «el que habló con Chávez”. ¿Por qué no contar que fue usted quien ondeó la bandera en ese momento?

-Yo estoy esperando el momento, que me den esa oportunidad. Esa oportunidad va a llegar porque todo tiene su trayectoria de vida, una vida histórica que lleva a tomar decisiones. Como subalterno tengo que esperar las órdenes de mis superiores en la Fuerza Armada para hacer esa gestión.

¿De dónde sacó el Pabellón Nacional en 2002?

-Mi querida madre me había pedido que le consiguiera una bandera donde yo había prestado servicio, en el Panteón Nacional. Le hice el comentario al de Guardia Patrimonial para que me obsequiara una bandera, que ya (tenía) muchísimos años (…). En esos días yo la había llevado a mi escaparate. Iba a ser para una escuelita que está cerca de mi hogar, en Chivacoa, Yaracuy. Terminó teniendo un significado de lealtad a nuestro pueblo, al Comandante Eterno Hugo Chávez Frías. Ni me imaginaba que esa bandera iba a tener hoy en día un pacto de victoria, un impacto de lealtad al proceso revolucionario.

¿Dónde está esa bandera ahorita?

-Realmente dentro de la dinámica que nosotros tuvimos ese día, no sé dónde se encuentra. Lo que sí te digo es que fue algo muy bonito, fue el rescate del hilo constitucional, la identificación de nuestra lealtad hacia nuestro proceso revolucionario- respondió, quien hoy sigue activo en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana con el grado de sargento mayor de primera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido !!