¡Exclusivo! La portada que avizoró el golpe de Estado contra Hugo Chávez (+Lo contamos todo)

Dos de los directivos del periódico Proceso, Yoel Amaya y Frenzel Hernández, rememoran los análisis que dieron con aquella acertada imagen.

VEA / Ildegar Gil

Hace 19 años el fascismo imperialista (permítase la redundancia), blandía la daga golpista con la que pretendía derrocar al Comandante  Hugo Chávez, presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela. Pero, al mismo tiempo, hace 19 años y dos (2) días, la portada de un periódico de circulación mensual desnudaba ese cruento hecho que, como lo atestigua la historia, sería ejecutado 48 horas después.

Hoy, transcurridas casi dos (2)  décadas, apreciar esa primera página y refrescar lo sucedido un día como hoy, no deja de estremecer las fibras dado el grado de exactitud con el que Proceso manejó los análisis pregolpistas que obligaron al consejo directivo a imprimir una edición extraordinaria. No habían transcurrido 10 días del tiraje más reciente.

Los ingenieros, Yoel Amaya y Frenzel Hernández, también comunicadores populares, luchadores y analistas políticos, vía guasap narraron a Diario Vea algunos de los pormenores que desembocaron en aquel acertado manejo editorial de última hora.

A los más jóvenes es útil recordar que Pedro Carmona Estanga, adelantándose 17 años a Juan Guaidó, se autojuramentó como presidente del país luego de abolir -mediante decreto-, las instituciones democráticas. Carlos Ortega, por su parte, conserva el triste privilegio de haber ordenado a quienes se concentraban frente a las instalaciones de PDVSA, en Chuao, iniciar hacia Miraflores una marcha que finalizaría con 19 víctimas fatales entre simpatizantes del chavismo y de la oposición.

La pregunta para ambos entrevistados fue la misma: ¿Por qué ellos dos (2) allí y no otros? ¿Por qué Carlos Andrés Pérez? Las respuestas, a despecho del tiempo transcurrido, brotaron con suma facilidad y en el contexto del refrán popular: como si fuera ayer.

Diciembre y el paro como ensayo

Sin mayor esfuerzo apelan al mes último de 2001, cuando el 10 de diciembre parte gruesa de la nación sufrió una de las acciones menos usuales que haya conocido en su haber: la paralización de actividades, programada ¡conjuntamente entre el sector empresarial y el sindical! Vale decir, Fedecamaras y la Confederación de Trabajadores de Venezuela, CTV, respectivamente.

“Fue un ensayo de lo que venía en 2002”, dice Amaya, quien como Hernández, no olvida sumar en la componenda a algo que se llamó Gente del Petróleo, efímero grupúsculo que en su ocasión fue dirigido por golpistas enquistados en Petróleos de Venezuela, PDVSA, ocupando cargos gerenciales.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ¡Exclusivo-La-portada-que-avizoro-el-golpe-de-Estado-contra-Hugo-Chavez-Lo-contamos-todo2.png
Yoel Amaya. FOTO CORTESÍA

Precisando, Amaya pone sobre la mesa aspectos que públicamente fueron enarbolados por voceros de la burguesía como excusas para oponerse al “réeeegimen”, frase, por cierto, acuñada por Ortega: Las leyes habilitantes como las de Tierra  y Pesca, “diciendo que Hugo Chávez llevaba al país al comunismo”.

“Recuerdo que Yoel Amaya era uno de los más agudos, apuntaba a que había una situación extrema que no se podía traducir en un hecho normal, sino que había un salto. Asomaba los signos de algo que se venía contra el gobierno, que había una conspiración en marcha que podía devenir en algún evento extraordinario”, subraya Hernández.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ¡Exclusivo-La-portada-que-avizoro-el-golpe-de-Estado-contra-Hugo-Chavez-Lo-contamos-todo3.png
Frenzel Hernández. FOTO CORTESÍA

Aquel debate, según el propio Hernández, se extendía “estoy casi seguro, en la oficina del pana Manolín”, luchador popular vencido por el Covid-19 el jueves 08 de abril de 2021.

La razón de Pérez en el cartel

Amaya, quien luego se convertiría en asiduo convocado a programas de opinión en la emisora YVKE Mundial, enfatiza que el inicio del año 2002 asomaba fases que no ocultaban lo que finalmente ocurrió: “A partir del 23 de enero decían que íbamos rumbo a una dictadura y, comenzando marzo, empezaron a hablar del paro”.

No olvida una imagen del cura derechista Luis Ugalde “levantándole los brazos al sindicalista mafioso, Carlos Ortega, y al empleado de Fedecamaras, Pedro Carmona Estanga, con Gente del Petróleo convocando a movilizaciones y marchas”.

“La semana previa habíamos estado en las movilizaciones populares. Una de las máximas de Proceso era discutir, estar en las asambleas populares y ya el pueblo sabía que venía un paro empresarial tipo insurrección. Inclusive, el profesor Francisco Mieres, escribe un artículo donde da las señales de toda la información que maneja sobre la huelga petrolera que viene desde PDVSA junto con la gente de Luis Gusti y el agente internacional que era Carlos Andrés Pérez. Por eso, Pérez, estaba en la imagen. Estaba Pedro Carmona Estanga, porque llamó al paro y estaba Carlos Ortega porque representaba al sindicalismo. Advertíamos que solo la movilización popular iba a pararlo”, agregó Amaya.

Al respecto, su camarada, Hernández, adiciona datos que traslucen rasgos interesantes para entender la “tapa” objeto de esta entrega: “A los tres los veíamos reflejados en el golpe y por ello intentamos construir esa imagen gráfica. Se establecieron los símbolos: que a la derecha  de Pérez estuviera Carmona Estanga, a la izquierda Ortega, y como ninguno respondía a los intereses del país sino a intereses económicos y facinerosos, se les pusieron símbolos de forajidos, de bandidos. Carmona, con una máscara de ladrones usadas en las comiquitas, un antifaz, y a Ortega, un pañuelo como usaban los forajidos en las películas del oeste”.

Siguiendo con la tónica de los enlatados gringos, tomaron otra decisión: Ubicar las tres figuras dentro de un cartel rotulado con la expresión “Se buscan”, porque a su decir, “eran delincuentes que atentaban contra la seguridad pública”.

La mesa, en Proceso, estaba servida. Los involucrados, identificados. Eran las figuras promovidas y potenciadas por el imperialismo. “Eran las figuras que impondrían”, a juicio de Hernández. La primera página, de aquel número extraordinario del 9 de abril de 2002, estaba lista.

Los nunchacus y Guillermo Dávila

Cualquier historia, y más si es real como la presente, no se puede preciar de tal en caso de que una anécdota (más allá de los peligros del momento) no la acompañe, sobre todo al final.

Joel Amaya dejó en claro la valentía del colectivo editorial cuando, una vez impresas las inusitadas ocho (8) páginas, decidieron distribuirlo nada más y nada menos que “en las concentraciones de lo que es ahora la sede la UBV, donde quedaba Lagoven”, como se sabe, centro de la abierta conspiración contra la Constitución aprobada por el pueblo tres (3) años antes. “Inclusive”, señaló, “ya habíamos hablado con movimientos populares, para hacer concentraciones en los límites entre Chacao y Libertador en lo que fue una asamblea popular revolucionaria que se daba en el Palacio Municipal en la que estuvo el alcalde, Freddy Bernal”, señaló.

Otro aspecto de aquella osada actividad es narrada, con obvio tono de simpatía ganada por el pasar de los años pero de tensos momentos aquella vez, por el segundo entrevistado: “Proceso estuvo listo el 8 y nos fuimos a la búsqueda de los opositores para que supieran que estábamos al tanto de lo que planeaban. Nos fuimos a Chuao donde estaban concentrados y empezamos a entregarlo. Por supuesto, nos sacaron a trompadas. Nos tuvimos que venir corriendo y cuando creíamos que era inminente que nos iban a fregar, un muchacho con unos nunchacus de los que practican artes marciales, le dio trancazo a todo el mundo y nos permitió montarnos en el carro para huir. Guillermo Dávila, resguardó a otro grupo y le permitió correr por otro lado”.

-Guillermo Dávila, ¿el cantante?

-Sí, hermano. Guillermo Dávila, el cantante. Salvó de que lincharan a unos tres (3) o cuatro (4) compas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!