Jesús Moreno

moreno781@gamil.com

Los pueblos latinoamericanos y del Caribe tendrán que entender que sin integración, sin cierta coherencia y unidad, dentro la diversidad, no es posible defenderse de la voracidad del imperio de Estados Unidos, Europa y Asia.

Las tiranías, la pobreza, las enormes desigualdades, el atraso y la ignorancia, van llamando a despertar a esas realidades. Chile votó masivamente para poder darse una nueva Constitución alejada de Pinochet; los bolivarianos restituyen su democracia, y el partido MAS significa Evo Morales; Ecuador aunque no pudo llevar a Rafael Correa el pueblo sufragó contra el traidor Lenín Moreno; Argentina hace pocos meses dio el paso de salir de Macri y su neoliberalismo, y consciente de dificultades futuras que ya había creado la derecha capitalista, pro-imperialista; y Perú dio su paso con Pedro Castillo, recientemente, cuyo derrotero lo determinaron las verdades ocultas, pero sí hay signos de cambio.

Ya Venezuela, Cuba, Nicaragua, están en el gran coro de las izquierdas. Cada nación a su manera, pero todos con los anhelos de cambio, al menos sin neoliberalismo que no es sino capitalismo puro y sin rubores de ningún tipo.

Todo parece indicar que los pueblos de América Latina y el Caribe vuelven por el camino de su liberación, incluyendo a México con tibiezas y debilidades teniendo un voraz enemigo en sus propias fronteras. No se estará, el continente, solo en sus batallas y en el coro de nuestras naciones por su real liberación desde el Río Grande hasta la Patagonia, y las fuerzas progresistas, integracionistas, antiimperialistas del continente entenderían que solos no seremos sino un juguete de quien maneja poderes mundiales y que juntos seremos otro poder que hace respetar su autodeterminación, valores y riquezas naturales, en función de nuestros pueblos.

Si en realidad queremos salir de nuestras miserias humanas, en que el verdadero enemigo, el imperialismo disfrazado de neoliberalismo, pretende seguir su fácil dominio y control de nuestros países, con darles la ilusión de que son patrias libres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!