Muerte del General Ezequiel Zamora: Giro en la Revolución Federal

Su desaparición física: Centro de polémicas

Néstor rivero
nestor5030@gmail.com

El 10 de enero de 1861 cae víctima de un balazo en el cráneo, Ezequiel Zamora, principal líder militar de la Guerra Federal iniciada en 1859. Su inesperado fallecimiento incidirá en el prolongamiento por varios años de las hostilidades, hasta la suscripción en abril de 1863, del Tratado de Coche.

Un pedazo de tierra
A partir del desembarco de Ezequiel Zamora en La Vela de Coro, el campesinado del centro y occidente del país se incorporó a la Guerra Federal con miras a un programa reivindicador y de redistribución de tierras, alentado por el pasado revolucionario de quien en 1846 proclamó “Tierras y hombres libres”. En la Venezuela agraria del siglo XIX, imperaba el régimen latifundista de propiedad del suelo.

¿Bandolero o reivindicador?
Respecto a la actuación pública del caudillo agrario en la Venezuela del siglo XIX, se conocen dos posturas en la historiografía venezolana: La de quienes lo adversan de modo terminante, sin avenirse al contexto histórico y el drama social de los días de la Federación, y quienes destacan su papel como reivindicador de las clases expoliadas en la Venezuela Agraria y de los terratenientes, que sucedió a la Guerra de Independencia, muerto ya el Libertador Simón Bolívar.

El campesinado lo acompañó.

Biógrafos
En la primera postura militan los albaceas ideológicos de la Oligarquía Conservadora, algunos con sillones en las academias y cátedras universitarias del país. Y entre los segundos cabe nombrar al biógrafo liberal Laureano Villanueva, quien asienta que Zamora se puso a la cabeza de la contienda federal “no para acaudillar partidas como jefe de malhechores, sino para disciplinarlos en las filas de la revolución popular y convertirlos soldados; y de soldados, en hombres útiles”.

Odio de clase
En comunicación del 22 de diciembre de 1859, Manuel Herrera, un comandante del ejército centralista vencido en Santa Inés, al tildar de “malhechores” a los hombres de Zamora, afirmaba que estos “pasaban a cuchillo a toda notabilidad que se opusiera a sus criminales designios de igualdad absoluta”. En el fondo, el odio contra el héroe de Santa Inés -que permeó algunas capas del liberalismo de aquellos días-, expresaba el miedo a los cambios en el régimen de propiedad. Los heptasílabos “La espada redentora/del general Zamora” y “Marchemos federales/en recia multitud”, que se escuchan en el himno ¡Oligarcas Temblad!, ciertamente atemorizaron a los grandes terratenientes.

Otro rumbo
“El pueblo venezolano se mantiene combatiendo en los campos y en las ciudades en procura del cobro de la vieja deuda social acumulada desde los días de la independencia. Por casi dos décadas el campesinado ha sostenido una lucha a sangre y fuego contra la oligarquía, aquella que ha preferido conservar para sí sus privilegios y pactar con terratenientes y extranjeros. J. C. Falcón condujo a las fuerzas federalistas al fracaso en Coplé y a asumir una modalidad de resistencia: La guerrilla. Zamora ha caído por una bala cobarde. La muerte del General del Pueblo Soberano cambia el rumbo de las luchas populares. Zamora, quien logró adaptar a nuestra realidad las propuestas alternativas que se predicaban desde el liberalismo y ponerlo en la boca y pensamiento de las masas, queda como símbolo: Tierra y hombres libres [http://i200.cnh.gob.ve].

Sinópticos

1827
Última entrada triunfal de Bolívar a Caracas

Este día, y luego de haber abortado el movimiento separatista de La Cosiata, que encabezara José Antonio Páez -instigado por grupos de terratenientes, comerciantes y letrados de Caracas y Valencia-, el Libertador Simón Bolívar hizo su entrada triunfal a la ciudad de Caracas. Aquí sería recibido por multitudes que se congregaron en las calles para vitorear las glorias del héroe, quien traía en sus lauros la Independencia del Perú y creación de Bolivia, así como la celebración del Congreso Anfictiónico de Panamá. Esta sería, de acuerdo al edecán D. F. O’Leary, la última de las grandes entradas triunfales del Libertador.

1929
Asesinado Julio Antonio Mella

El líder revolucionario y fundador del Partido Comunista de Cuba, y cuyo ejemplo constituyó una de las fuentes de inspiración para la generación que condujo la Revolución Cubana de 1959, estaba desterrado en México, debido a la persecución del dictador de la mayor de las Antillas, Gerardo Machado. A su llegada a la nación azteca, Mella se vincula con el Partido Comunista Mexicano, inmerso por esos días en fuertes corrientes internas. Mella, hombre de una sola pieza, sería víctima en México de las pugnas intestinas de la izquierda, a la vez que se mantenía como blanco del régimen machadista de Cuba. Nunca se aclaró en su totalidad, policialmente, el origen de las balas que le quitaron la vida en la capital azteca.

2012
Publicado Programa de Formación en Educación Especial

Este día se publica en Gaceta Oficial, la resolución mediante la cual se crea el programa Nacional de Formación en Educación Especial y que consagra los Lineamientos de Evaluación del Desempeño Estudiantil en los Programas Nacionales, en el marco de la Misión Sucre y la Misión Alma Mater.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!