Néstor Rivero Pérez

[email protected]

El 14 de junio de 1898, hace 123 años, nació en Zea (Mérida), el hacendista y diplomático Alberto Adriani, Ministro de Hacienda en 1936, durante el gobierno de Eleazar López Contreras y notable estudioso de los procesos productivos de la Venezuela Agrario-cafetalera, en el marco del tránsito al modelo petrolero y mono-rentista y brusco ciclo migratorio del campo a la ciudad.

Adriani murió de fiebre repentina a sus 36 años de edad en la habitación de un hotel de Caracas.

Algunos postulados

Adriani defendía ideas como la preeminencia de la agricultura y producción nacional, sobre el comercio importador y una política monetaria de moderada devaluación que, en colisión con la banca, permitía la competencia de los productos venezolanos en el mercado internacional.

Del mismo modo dio curso a una primera aproximación a la discusión en torno al tema petrolero contribuyendo, junto con Gumersindo Torres y Manuel Egaña -los tres quizás los únicos venezolanos de esos días con puntos de vista claros respecto a la necesidad de contener, sin rupturas y por vía de negociaciones de Estado, a las empresas extranjeras-, a iluminar a la nación respecto a las apetencias de los capitales extractivistas, así como al riesgo de distorsión a que se prestaba el repentino incremento de la renta del subsuelo. Como “testigo y crítico implacable” definió a Adriani, Mariano Picón Salas”.

Soberanía agrícola

De su pluma escaparán, en pleno mandato de Juan Vicente Gómez, llamados a la tecnificación del campo en un país en el cual, pese a los elevados ingresos petroleros, poco hacían gobernantes y latifundistas por modernizar la producción del agro.

Adriani ha de escribir en su artículo de 1929 El café y nosotros, que luego será recopilado de forma póstuma en el libro Labor venezolanista de Alberto Adriani “Mientras no se adopte y ejecute un plan científico para la racionalización de nuestra agricultura, no nos libraremos de la pesadilla del café, no se diversificará nuestra producción agrícola, la prosperidad económica y el bienestar social de nuestro país no podrán descansar sobre bases sólidas”.

 

Idea luminosa

En la web http://www.petroleoamerica.com, César Prieto Oberto sostiene “No fue Adriani propulsor de una política petrolera definida. Sus opiniones en torno al tema petrolero no pueden calificarse, en este campo específico, de apoyo a un desarrollo por parte del Estado más allá que del aprovechamiento de los ingresos que generaba estaba industria para impulsar las actividades agropecuarias, agroindustriales e industriales en general”.

Adriani, al igual que muchos venezolanos de la cuarta década del siglo XX con inquietud por el futuro, trataba de descifrar cuál sería el destino que debía darse a los proventos de la riqueza depositada en su subsuelo.

Para los años ‘30 se desconocía lo cuantioso de las reservas de hidrocarburos del país. «Es oportuno que estudiemos, dice Adriani, la mejor manera de aprovechar…la prosperidad que podría ser pasajera, traída por el auge de nuestras industrias extractivas, a costa de la decadencia de nuestra agricultura, con el designio de edificar las bases de nuestra prosperidad permanente».

Sembrar el petróleo

Y no obstante, la fuerza de tales sugerencias por Adriani, sería aventurado afirmar que él es autor la célebre expresión Hay que Sembrar el Petróleo, con la cual Arturo Uslar Pietri dio título al editorial publicado en el diario Ahora de Caracas, el 14 de julio de 1936, en vida del Dr Adriani por cierto, quien era entonces Ministro de Hacienda.

Siguiendo al experto petrolero, Dr Rafael Mendoza Potellá “Uslar no robó nada. Sino que como buen periodista interpretó de esta manera los argumentos de Adriani (…). Uslar fue quien recopiló y publicó la obra de Adriani, su compañero de Gabinete durante el gobierno de Eleazar López Contreras” (Fuente: Werther Sandoval, 26/09/2020; En: https://ultimasnoticias.com.ve). Sobre Adriani han escrito Mariano Picón Salas, Domingo Alberto Rangel, Arturo Uslar Pietri y Luis Xavier Grisanti.

Sinóptico

Donantes de sangre

La OMS estableció el 14 de junio como Día Mundial del Donante de Sangre para honrar al patólogo y biólogo Karl Landsteiner, quien descubrió los grupos sanguíneos A-B-O y quien en 1930 fue galardonado con el Premio Nobel de Medicina. La efemérides fomenta la donación voluntaria y no remunerada.

1928

El Che Guevara

Este día nació en Rosario (Argentina), el médico e internacionalista Ernesto Guevara de la Serna (el Che), figura central de la Revolución Cubana junto a Raúl y Fidel Castro, y un teórico del socialismo, además de hombre de acción. De acuerdo al escritor Néstor Kohan “Tuvieron que pasar más de dos décadas desde el asesinato del Che Guevara para que comenzaran a aflorar, tímidamente, otras facetas de su vida. El Che como estudioso del capitalismo…de la transición al socialismo…y polemista al interior del marxismo” (Los estudios desconocidos del Che Guevara. A propósito de sus Cuadernos de lectura en Bolivia).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido !!