Néstor Rivero Pérez

[email protected]

El 19 de junio de 1889 nació, en Madrid, Luis Jiménez de Asúa, figura de primer orden en el pensamiento constitucional y penal contemporáneo de Hispanoamérica, además de figura de primer orden durante la II República Española, la cual presidirá, tras la finalización de la Guerra Civil, durante su exilio en Argentina.

Entre los principales libros de quien también se distinguió como eximio orador, destacan La teoría jurídica del delito, La Constitución política de la democracia española, Tratado de Derecho penal (7 volúmenes) y La ley y el delito.

Academia y socialismo

Contando con 22 años, obtendría en 1921 su grado doctoral presentando su tesis El sistema de penas determinadas a posteriori en la ciencia y en la vida, y que después…con importantes variaciones publicaría como La sentencia indeterminada (http://rvlj.com.ve).

Con un perfil humanista como el que años después habría de distinguir al también Cum Laude, el neogranadino Jorge Eliécer Gaitán, Jiménez de Asúa supo comprometerse con las causas políticas de reforma social, integrando en los años treinta el ala moderada del Partido Socialista Obrero Español.

Tras haber ejercer como vicepresidente del Parlamento español y víctima de atentado, debió marchar al exilio luego la victoria del franquismo.

Exilio en Suramérica

Ya desde 1925, mucho antes de la Guerra Civil Española, el Dr. Jiménez de Asúa había efectuado su primer viaje a Argentina, país cuyas universidades le acogerán con una benevolencia que se ha de manifestar en 1939 cuando, ya en condición de exiliado, se verá convocado para desempeñar cátedras de Derecho Penal en la Universidad de la Plata y en la de Buenos Aires, e igualmente como director del Instituto de Derecho Penal y Criminología.

 

En Caracas

En 1944 Luis Jiménez de Asúa visitó Caracas por primera vez. “Sus motivaciones fueron diversas; por un lado, ofrecer un apoyo a la ‘República Española en el Exilio’ para su reconocimiento por parte de las autoridad” (http://rvlj.com.ve).

Al año siguiente, de acuerdo a Luis Coca García “el maestro dictó en la Universidad Central de Venezuela dos ciclos de conferencias; uno referido a temas generales para un gran auditorio el cual inicio el 19 de diciembre de 1944, limitado a seis conferencias; y otras más técnicas, para un público especializado, compuesto por 46 conferencias, las cuales comenzaron en enero y concluyeron en mayo de 1945” (Ibídem).

Dichos ciclos de conferencia fueron luego sistematizados por Asúa para dar forma a su obra La ley y el delito, que todavía hoy ejerce gran influencia en los especialistas del derecho penal.

Talento ensalzado

El talento analítico y discursivo que Jiménez de Asúa ofrecía en sus clases, conferencias y escritos, hizo que uno de sus colegas, el brasileño Nelson Hungría, afirmase “Si por una catástrofe atómica se perdieran todos los escritos sobre Derecho Penal pero se salvase el Tratado de Jiménez de Asúa, las generaciones futuras no habrían perdido nada” (Cuadernos del Centro de Derecho y Ciencias Sociales (FUBA), Buenos Aires, Editorial Perrot, 1960 / Tomado de: Wikipedia).

 

 Tratado de Derecho Penal

Ciertamente la laboriosa redacción de su Tratado de Derecho Penal, en siete volúmenes, obra densa cuyos primeros volúmenes sobrepasan cada uno las mil páginas, dejando entonces muy poco que innovar en la doctrina de las penas, delito, delincuente y la administración de justicia penal, Jiménez de Asúa se adentra en los fundamentos del derecho a imponer castigos.

Se trata de “una exposición completa, conducida con claridad y con poderosa erudición. No falta en ella nada. Una enumeración de las doctrinas convence de este aserto” (https://revistas-colaboracion.juridicas.unam.mx), examinando entre otras, la tesis moral del castigo, así como la teoría ecléctica, e igualmente las correccionalistas, tales como la positivista y la escuela penal humanista. Jiménez de Asúa falleció en Buenos Aires en 1970.

 Sinópticos

1764

Nació José Gervasio Artigas

El caudillo de la Banda Oriental (hoy Uruguay) adquirió el conocimiento y amistad de los hombres de la pampa y tribus indígenas. Al estallar la Independencia a partir de 1810, se constituirá en líder con gran capacidad para movilizar tropas y pueblo. Tras conducir a los republicanos del Uruguay, convocará en 1813 el primer Congreso de su patria. Dio victoriosos combates. En 1818 se exilió en Paraguay, donde fallecería en 1850.

1953

Esposos Rosenberg

Ethel y Julius Rosenberg fueron juzgados y condenados a muerte por presuntamente haber filtrado datos nucleares a la URSS. Su condena y ejecución atendía a una antigua ley de Espionaje de 1917, que disponía la pena de muerte para este tipo de actuaciones “en tiempos de guerra”. Sin embargo, para 1953, al momento del supuesto delito, EEUU no mantenía conflicto bélico con la URSS, por lo cual la sentencia resultaba inoficiosa y se ejecutó para complacer grupos del anticomunismo extremo en la era del macartismo feroz que se iniciaba en la potencia del Norte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido !!