Venezuela condena pseudoinforme de Misión Internacional que busca desestabilizar el país

El Gobierno nacional alertó a los promotores del Informe que «tomará las medidas políticas y diplomáticas pertinentes, en el ámbito bilateral y multilateral». Foto Internet

VEA / Yuleidys Hernández Toledo

Venezuela expresó «su más categórico repudio a las acusaciones falsas y sin fundamento realizadas por la supuesta Misión Internacional de Determinación de los Hechos, en un nuevo panfleto presentado este 26 de septiembre de 2022 ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas».

A través de un comunicado difundido por el gobierno nacional, Venezuela denunció que la supuesta Misión, a través de un pseudoinforme, «sin el más mínimo sustento metodológico ni contacto directo con la realidad del país, se pretende seguir atacando a las instituciones venezolanas, como parte de la estrategia criminal de «cambio de régimen» que se impulsa desde el gobierno de Estados Unidos de América, con la complicidad de sus gobiernos satélites en el mundo».

Antes de la sesión de este lunes 26 de septiembre, la pseudomisión, ya adelantaba parte de su informe contra Venezuela, y acusaba al Estado venezolano de supuestamente utilizar «los servicios de inteligencia y a sus agentes, para reprimir la disidencia en el país. Esto conduce a la comisión de graves delitos y violaciones de los derechos humanos», citaba el 20 de septiembre el portal alemán DW.

En el texto difundido por la Cancillería venezolana en su cuenta en la red social Twitter, Venezuela reiteró «su absoluto desconocimiento a este tipo de mecanismos paralelos, bárbaros e injerencistas, que a través de sus pronunciamientos, aúpa y alienta a los sectores más extremistas a reincidir en la violación masiva de los derechos humanos de los venezolanos y la desestabilización del país».

Venezuela también alertó a los promotores del informe, que «tomará las medidas políticas y diplomáticas pertinentes, en el ámbito bilateral y multilateral, frente a cualquier intento de seguir prolongando el mandato de este mecanismo de agresión contra las legítimas instituciones venezolanas, en clara violación de la Carta de las Naciones Unidas, las resoluciones pertinentes de la Asamblea General y el paquete de construcción institucional del Consejo de Derechos Humanos, entre otros instrumentos relevantes».

El gobierno nacional se comprometió a seguir cooperando con el Consejo de Derechos Humanos, siempre con «la base del estricto apego a los principios de objetividad, no selectividad, imparcialidad, no injerencia en los asuntos internos, respeto al multilateralismo y al diálogo constructivo».

En el comunicado, Venezuela recordó además que esta Misión Internacional de Determinación de los Hechos, fue creada en 2019, «a partir de una cuestionada resolución promovida por un reducido grupo de gobiernos con graves situaciones internas de violación de derechos humanos».

Esta instancia fue promovida por el autodenominado Grupo de Lima, una organización conformada por presidentes de derecha de la región, y aupada por EE. UU. y Canadá, de la cual sus creadores ya salieron del poder, o porque se le venció su período o porque fueron destituidos.

A continuación el texto completo

La República Bolivariana de Venezuela expresa su más categórico repudio a las acusaciones falsas y sin fundamento realizadas por la supuesta Misión Internacional de Determinación de los Hechos, en un nuevo panfleto presentado este 26 de septiembre de 2022 ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas.

Este mecanismo creado en el año 2019 a partir de una cuestionada resolución promovida por un reducido grupo de gobiernos con graves situaciones internas de violación de derechos humanos, es muestra patente del doble rasero, la selectividad y el uso politizado de los derechos humanos como herramienta para socavar la soberanía de aquellos Estados que no se someten a los designios de control hegemónico anhelado por algunas potencias.

En esta ocasión, a través de un nuevo pseudoinforme, sin el más mínimo sustento metodológico ni contacto directo con la realidad del país, se pretende seguir atacando a las instituciones venezolanas, como parte de la estrategia criminal de “cambio de régimen” que se impulsa desde el gobierno de Estados Unidos de América, con la complicidad de sus gobiernos satélites en el mundo.

La República Bolivariana de Venezuela es un Estado democrático y social, de Derecho y de Justicia, que asume la promoción, respeto y protección de los derechos humanos como un valor superior de su ordenamiento jurídico y de la actuación de sus instituciones, en plena consonancia con sus compromisos internacionales en esta materia.

Venezuela reitera su absoluto desconocimiento a este tipo de mecanismos paralelos, bárbaros e injerencistas, que a través de sus pronunciamientos, aúpa y alienta a los sectores más extremistas a reincidir en la violación masiva de los derechos humanos de los venezolanos y la desestabilización del país.

Asimismo, alerta a los promotores de esta iniciativa que tomará las medidas políticas y diplomáticas pertinentes, en el ámbito bilateral y multilateral, frente a cualquier intento de seguir prolongando el mandato de este mecanismo de agresión contra las legítimas instituciones venezolanas, en clara violación de la Carta de las Naciones Unidas, las resoluciones pertinentes de la Asamblea General y el paquete de construcción institucional del Consejo de Derechos Humanos, entre otros instrumentos relevantes.

Finalmente, Venezuela ratifica que continuará cooperando con el Consejo de Derechos Humanos, siempre sobre la base del estricto apego a los principios de objetividad, no selectividad, imparcialidad, no injerencia en los asuntos internos, respeto al multilateralismo y diálogo constructivo.

Caracas, 26 de septiembre de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!