Los Roques: Rostro de un paraíso en Venezuela (Ver fotos)

La calidad de los servicios públicos, el alto nivel de seguridad y la aceptación de parte de los turistas, confirman el espíritu de oasis del Territorio Insular Francisco de Miranda. Fotos Diario Vea.

VEA / Yuleidys Hernández Toledo

(Especial)

La hermosura de la isla y los cayos que la conforman, hacen que el Territorio Insular Francisco de Miranda, sea uno de los destinos turísticos más atractivos. Pero, en Los Roques, no todo es playa, sol y arena: también hay jornadas sociales para garantizar el bienestar de los casi 2 mil pobladores que hacen vida en esta región de Venezuela. 

El grueso de la población está concentrado en la Isla Gran Roque. En esta belleza paradisíaca de 1.8 kilómetros cuadrados, la deserción escolar es casi inexistente, la salud está garantizada con un ambulatorio remodelado y la seguridad de visitantes y lugareños es latente.

Daniel Peña, director de despacho del Territorio Insular manifiesta que la deserción escolar prácticamente no existe. Desde el aeropuerto Los Roques, explica a un grupo de periodistas que a lo sumo hay dos (2) o tres (3) casos de jóvenes en edad escolar que decidieron no asistir a las aulas.

Al hacer un recorrido por el lugar, se puede apreciar tres planteles educativos, que llevan por nombre Archipiélago Los Roques. El primero es el preescolar, le sigue primaria y luego el bachillerato. Todos se aprecian en buen estado. 

La región también cuenta con las Misiones Educativas, Ribas y Sucre, así como un núcleo de la Universidad Nacional del Turismo, Unatur y otro de la Universidad de las Telecomunicaciones e Informática.

El hecho de tener educación universitaria es un logro que se materializó hace dos (2) años. Antes, quien quería continuar estudios superiores, debía ir a tierra firme, como dicen los lugareños a otras regiones de la nación.

Alexander Marín, roqueño de pura cepa, y estudiante de turismo, describe a Diario VEA, que además de esta carrera, también se encuentrann disponible informática, educación, gestión ambiental y enfermería.

Marín se graduó en la primera promoción de TSU de Turismo de la Unatur. Su proyecto de grado fue la señalización que hoy se visualiza en el territorio.

 

Agua y electricidad garantizada

Dos plantas eléctricas abastecen el servicio eléctrico en el territorio. Está prevista la incorporación de una tercera, indicó Peña, al tiempo que agregó que todo es autogenerado y sostenido por el Gobierno del Territorio Insular.

En esta Isla que enamora, incluso con solo mirarla desde el cielo, sin aún haber puesto un pie en su arena blanca, el costo de los servicios básicos es asumido por la Jefatura de Gobierno.

«Lo que se paga es el gas. Llega cada 15 días. 508 bombonas», explica Marín.

«Los servicios básicos están funcionando relativamente bien. La energía eléctrica está funcionando, una que otra falla eléctrica. (…) En cuanto a la distribución de agua potable se hace diariamente. Estamos divididos en dos sectores, el A y el B. Un día se atiende a un sector y al otro día, otro. La planta desalinizadora ha sido acondicionada en los últimos días y ahora se tiene una producción de agua casi que diaria. Antes era cada tres o cuatro días para un sector y para otro sector», manifestó.

Los Comité Locales de Abastecimiento de Producción, Clap, también llegan. El servicio de recolección de basura es diario. Cuenta con un vertedero, y posteriormente esos desechos son trasladados en barcos hasta La Guaira. En un año han transportado desde la isla, 400 toneladas de basura. 

 

Juventud al frente de la salud

Al visitar el Ambulatorio Petra María Marcano, centro de salud de Los Roques, se aprecia el buen estado en el que se encuentra; así como la juventud de los galenos que atiende en esta institución médica.

La obra fue recuperada por el Gobierno del Territorio Insular Francisco de Miranda que dirige el Almirante Eladio Jiménez Rattia, describe Peña, quien enumera que en el recinto se recuperó el sistema de aire acondicionado, se equipó el área de odontología, el pabellón quirúrgico, y cuentan con equipos para hacer rayos X.

Señaló además que pasaron de tener una (1) farmacia a contar con cinco (5). Tres (3) de ellas son públicas y dos (2) privadas. Una es del Ministerio del Poder Popular para la Salud, otra del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) y otra de la Alcaldía de Vargas.

El director del Ambulatorio, Carlos Muñoz, quien tendrá apenas 27 de edad a partir del miércoles 30 de noviembre, indica que por día se atienden entre 60 y 70 pacientes. Detalla que los casos que más tratan son hipertensión arterial, diabetes, crisis asmáticas o enfermedades respiratorias. «Tenemos también lo que son intoxicaciones y alergias», acotó.

Muñoz, médico-cirujano, agrega además, que gracias al apoyo del IVSS, se dispensan medicinas «a las farmacias propias del ambulatorio y siempre contamos con una gran variedad de medicamentos» que se le suministran al paciente para que no tengan que comprarlo.

Graduado de la Universidad Rómulo Gallegos, ubicada en San Juan de Los Morros, estado Guárico, su estado natal, también informó que llevan a cabo jornadas médicas en donde se efectúan cirugías ambulatorias tanto pediátricas como adultas.

Narró que la jornada médica más reciente, se realizó en septiembre y se efectuaron 35 cirugías simples de «hernias umbilical e inguinal». Puntualiza que en estas citas con la salud, se suele brindar atención a 400 o 500 pacientes.

En el ambulatorio, donde laboran  seis (6) galeno rurales y una (1) médico especialista en medicina interna, no se suelen atender parto. Explica Muñoz que esto se debe a que la isla «tiene una ley propia bajo decreto que establece que toda gestante de 27 semanas deben salir de la isla por las complicaciones que se puedan presentar». 

Describe que a las embarazadas no se les deja sola. En alianza con la Casa Abrigo Maternal Miguel Zabala en el estado La Guaira, o en Nueva Esparta, se le consigue la atención médica y el alojamiento. Menciona estas dos regiones, porque gran parte de las familias provienen de esos dos estados.

Destacó que estas pacientes han sido controladas por el ambulatorio e incluso se les armas kits para cesárea o parto. «Actualmente hay 10 embarazadas que están fuera de la población porque están próximas a dar a luz y dentro de las islas con menores a 27 semanas hay 4 gestantes».

Muñoz también manifestó su emoción por el trabajo que realiza. «Me siento cómodo, pero me interesa que la población esté más cómoda que yo y es lo que he notado y mi equipo también. Hemos visto que la población está a gusto con el trabajo que hemos venido prestando y con la atención que se está brindando».

 

Seguridad y belleza

En comienzos de semana el auge de turistas no es tan fluido como los días jueves, viernes, sábado y domingo; sin embargo por las calles de la isla se ven viajeros de otros países. En horas del mediodía, cuatro (4) mujeres búlgaras caminaban de manera relajada por la zona.

Iban con una sonrisa, recorriendo de arriba a abajo el lugar.  Llegaron el miércoles de la semana pasada, y debían partir el lunes 28 de noviembre en horas de la mañana; pero el destino quiso regalarles unas horas adicionales «del mejor lugar del mundo», como lo llamó una de ellas. Su vuelo se retrasó por el torrencial aguacero que caía sobre el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, ubicado en La Guaira.

En conversaciones con el grupo de periodistas, destacan la seguridad, la paz y sobre todo la amabilidad con las que fueron tratadas en este paraíso.

«Los Roques es el mejor lugar del mundo. Bellísimas. He estado en Canadá, Costa Rica (…) Nos encantó Venezuela, la población. Es un bello país», dice una de las damas en inglés sin contener la emoción, para luego expresar las ganas que siente de volver.

Cerca de las instalaciones del aeropuerto camina una pareja de turistas españoles. Van tomados de la mano. Se sientan en la Plaza Bicentenaria, inaugurada en agosto de 2021. Toman fotos y conversan. Se nota que se siente segura.

En una de las posadas hay un grupo de británicos. Llevan 10 días aquí, cuenta la encargada del lugar quien agrega que los extranjeros están felices. Se les nota relajados. Dan las buenas noches con alegría, con la sonrisa no solo plasmada en los labios sino también en los ojos.

Son las 8:00 de la noche, y cuatro (4) de los integrantes del grupo, pasean por las calles de la isla con una copa de vino en las manos.

En esta región los turistas nacionales y extranjeros caminan por las calles sin aparente preocupación de ser robados. Los mismos roqueños dicen “caminen tranquilos, que aquí no les pasará nada”. 

La gente anda con el celular en la mano, como si nada. En la zona hay efectivos de seguridad, pero sin desplegarse por las calles. Están en su puesto de operación.

Es de noche y los roqueños están en las afueras de sus hogares. Sentados. Charlando. Se ven varios niños y niñas jugando como si fuera de día. Incluso de noche se respira la paz en este lugar de Venezuela, donde el vaivén de las olas del mar no se detiene. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!