Millones de estadounidenses enfrentan la amenaza de desalojo en pleno aumento de la variante Delta

Aproximadamente 3,6 millones de inquilinos dijeron que enfrentarían el desalojo en los próximos dos meses. Foto Internet

VEA

Millones de familias estadounidenses que llevan meses sin poder pagar el alquiler a causa de la crisis corren el riesgo de ser desalojadas de sus casas a partir de este sábado 31 de julio, cuando expira la moratoria que las protegía.

Los congresistas de la Cámara de Representantes no lograron acordar el viernes otorgar tiempo adicional a los inquilinos en dificultades. Ello, pese a que la variante Delta del coronavirus está impulsando un nuevo brote de casos de Covid-19, refirió https://www.france24.com/, citando a AFP.

Una comisión parlamentaria había propuesto extender la moratoria hasta el 31 de diciembre, pero no consiguió el apoyo suficiente, ni siquiera en las filas demócratas.

«Desafortunadamente, ni un solo republicano apoya esta medida. (…) Es muy decepcionante que los republicanos en la Cámara y el Senado se hayan negado a trabajar con nosotros en este tema», lamentó la noche del viernes la presidenta demócrata de la cámara baja, Nancy Pelosi, en un comunicado.

La prohibición de desalojo, que fue introducida por primera vez por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en septiembre como medida de seguridad a raíz de la pandemia de COVID-19, expiró después de que los propietarios advirtieran que les estaba costando miles de millones de dólares cada mes, agregó por su parte Sputnik.

Los grupos lobistas de la industria, incluida la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, se opusieron a la extensión de la moratoria esta semana y convencieron a los legisladores de que el decreto «desplaza injustamente las dificultades económicas sobre los hombros de los proveedores de vivienda que han puesto en peligro su futuro financiero para proporcionar las viviendas necesarias para los inquilinos en todo el país».

Grupos de la industria dijeron que la prohibición resultó particularmente difícil para los propietarios de viviendas familiares, que proporcionan el 40% del espacio de alquiler del país. «Siguen pagando hipotecas, impuestos, seguros y mantienen su propiedad segura para los inquilinos con menos o, en muchos casos, cero ingresos por alquiler», dijeron los agentes inmobiliarios a los legisladores en una carta.

Aproximadamente 7,4 millones de inquilinos estadounidenses informaron que estaban retrasando el alquiler, según la última encuesta realizada por la Oficina del Censo de Estados Unidos en la última semana de junio y la primera semana de julio. Aproximadamente 3,6 millones de inquilinos dijeron que enfrentarían el desalojo en los próximos dos meses.

La situación, dicen los expertos, variará de un estado a otro. En seis estados y 31 ciudades rastreados por el laboratorio de desalojos de la Universidad de Princeton, los propietarios han presentado más de 451.000 solicitudes de desalojo desde el 15 de marzo de 2020. Los propietarios generalmente presentan alrededor de 3,7 millones de casos de desalojo al año, por lo que se espera que el número de tales solicitudes aumente en agosto.

Se espera que la ola de desalojos forzosos afecte a comunidades de todo el país. Los expertos señalan principalmente la situación en Ohio, Texas y partes del sureste de Estados Unidos, donde los costos de la vivienda son altos y los problemas económicos no disminuyen debido a la pandemia. Nueva York también preocupa a los expertos, ya que es particularmente lento en el desembolso de los fondos de asistencia para el alquiler y es el hogar de cientos de miles de inquilinos que, a sabiendas, no pagan el alquiler.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!