Néstor Rivero Pérez

[email protected]

El 29 de julio de 1979, a la edad de 81 años falleció en Starnberg (Alemania) el filósofo y conferencista germano-estadounidense Herbert Marcuse, autor de una obra crítica de la civilización occidental e industrial y cuyos dos libros fundamentales, Eros y civilización y El hombre unidimensional, sustentaron movimientos contestatarios juveniles de contenido político y altercivilizatorios en los años sesenta y setenta del siglo XX en EEUU, Europa y países de América Latina, principalmente el movimiento de los hippie.

Marcuse relaciona las teorías del psicoanálisis freudiano con el acto político, y privilegia como actor del cambio histórico a la juventud.

Itinerario

De ascendencia judía Marcuse, quien nació en 1898, intervino en la llamada Revolución Alemana de Noviembre de 1918, de carácter democrático burgués y que estableció la República de Weimar. En los años veinte del siglo XX se tituló en Filosofía y obtuvo plaza profesoral en la Universidad de Friburgo. En 1933 se integró a la Escuela de Fráncfort, donde participaban Theodoro Adorno, Sigmund Freud y Erich Fromm.

Sin embargo, el acceso al poder del partido nazi lo obliga a exiliarse, llegando en 1934 a EEUU.

Eros y civilización

En Eros y civilización el autor confronta la libertad y felicidad con el orden de represión de los instintos “La lucha por la existencia necesita la modificación represiva de los instintos principalmente por falta de medios y recursos suficientes para una gratificación integral (…). Si esto es verdad, la organización represiva de los instintos se debe a factores exógenos… que son producto de las específicas condiciones históricas bajo las que se desarrollan los instintos” [http://cibernous.com]. Marcuse se remonta a la noche de los tiempos de Eco y Narciso para hablarnos en símbolo de la reconciliación entre Eros y Tánathos (la muerte).

Hombre unidimensional

De acuerdo a Marcuse las sociedades industriales avanzadas ocultan, bajo formas de apariencias democráticas, un profundo totalitarismo. Al hombre del capitalismo industrial al que se dirige Marcuse, se le impone un conjunto de necesidades artificiales que le encadenan cada vez más al sistema.

En la sociedad unidimensional el bienestar es noción que aproxima la felicidad. Y aceptar “la inmulatibilidad de lo ya existente conlleva una inercia que castra al hombre, encerrándolo en un universo donde no cabe el cambio ni “alternativas de vida”.

La contracultura que se generaba de la tesis marcusiana prohijó así el movimiento contestatario de los hippies, rebelión juvenil de los años sesenta y setenta contra la sociedad industrial.

“Eros…rebelión instintiva y rebelión política”

“Siglos de represión instintiva han recubierto este elemento político de Eros…impide su fuerza revolucionaria y creadora. Allí…se despliega la líbido…integrándose en el valor de cambio. En todas partes reina la agresión de la lucha por la existencia (…) es de…importancia que…la oposición de la juventud contra la ‘sociedad opulenta’ reúna rebelión instintiva y rebelión política. La lucha contra el sistema…que no es impulsada por ninguna organización efectiva…gana con este enlace una dimensión profunda (…) Lo que se busca aquí…no es simplemente una sociedad fundada sobre otras relaciones de producción (aunque semejante transformación de la base permanezca como una condición necesaria de la liberación): se trata de una sociedad en la cual las nuevas relaciones de producción…sean organizadas por los hombres cuyas necesidades y metas instintivas sean la «negación determinada» de los que reinan en la sociedad represiva” [Herbert Marcuse, El hombre unidimensional/En: https://zoonpolitikonmx.files.].

Sinópticos

1936

RNV: 86 años

Mediante decreto presidencial del general Eleazar López Contreras se creó Radio Nacional de Venezuela, cuya primera emisión se daría en diciembre siguiente desde el Palacio de Miraflores, bajo el nombre Radiodifusora Nacional de Venezuela, con la frecuencia 630 Khz AM. En 1958 sus instalaciones pasan a la actual sede de calle las Marías sector Pedregal de Chapellín. Hoy RNV integra un conjunto de emisoras: Canal Clásico, Juvenil, Informativo, Musical e Indígena.

1967

Terremoto de Caracas

A comienzos de la noche de ese día, la capital de la República -envuelta en el espíritu festivo de su Cuatricentenario-, se vio sacudida por un sismo de 6.7 grados en la escala de Richter, con una duración entre 35 y 55 segundos, que provocó el desplome de los edificios Neverí, Mijagual, Palace Corvin y San José, con saldo de 236 fallecidos y dos mil heridos. A raíz del trágico hecho, los organismos competentes comenzaron a delinear normativas más rigurosas para autorizar la construcción de edificios, buscando así contrarrestar los riesgos de un área de potencialidad sísmica como el valle de Caracas. El temblor se sintió en otras zonas del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido !!