Venezuela respalda preocupación del secretario de la ONU por asesinato de defensores de DD. HH. en Colombia

Venezuela reafirma su compromiso y su apoyo a todos los esfuerzos e iniciativas que conduzcan a la consolidación de una paz duradera en el vecino país Foto Internet.

VEA / Carlos Batatin

Al cumplirse cinco años de la firma de las negociaciones de paz entre el gobierno colombiano encabezado por el ex-presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Venezuela reafirma su compromiso y su apoyo a todos los esfuerzos e iniciativas que conduzcan a la consolidación de una paz duradera y sin matices.

Así lo expresa un comunicado emitido por el  Poder Popular para las Relaciones Exteriores, reiterando que «la República Bolivariana de Venezuela, al cumplirse cinco años de la firma de los Acuerdos de Paz de 2016, reitera su total respaldo al espíritu inicial que movió a las partes en disputa a alcanzar un pacto, con la intención de poner fin al conflicto armado que azotó y sigue azotando a la vecina Colombia.

En ese sentido, «el pueblo y el gobierno de Venezuela respaldan la preocupación expresada por el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, quien condenó de manera enérgica el uso de la violencia y el asesinato de defensores de derechos humanos y excombatientes de las FARC en Colombia».

Igualmente, el documento deja por sentado que la persecución sistemática y el asesinato selectivo de centenares de líderes sociales, se ha convertido en una política de Estado, por parte del gobierno de Iván Duque, quien es el único responsable de la fragilidad de esos acuerdos y del aumento sostenido del ciclo de la violencia».

El jueves, junto al presidente del régimen de Colombia,  Iván Duque, el secretario general de la ONU, António Guterres, dio unas declaraciones en el marco de los cinco años del Acuerdo de Paz. Desde el Palacio de Nariño, sede del gobierno colombiano, Guterres se refirió a los riesgos que ahora mismo se están planteando para la consecución del Acuerdo de Paz.

“La violencia ha resurgido en las regiones afectadas por el conflicto. Las comunidades étnicas y las mujeres y las niñas se ven especialmente afectadas. Las amenazas y asesinatos de excombatientes, líderes sociales y defensores de derechos humanos, con frecuencia mujeres y poblaciones indígenas; el desplazamiento y confinamiento; la violencia contra las mujeres y la violencia sexual; el reclutamiento de niños, todo ello contraviene la paz. Cada muerte es en sí misma una tragedia. Cada muerte envía un mensaje devastador a estas comunidades que aún esperan las promesas del Acuerdo”, afirmó, citó la ONU en su web.

De hecho, la noche anterior a su visita a la Justicia Especial para la Paz, António Guterres condenó en un tuit el uso de la violencia y el asesinato de defensores de derechos humanos y excombatientes de las FARC en Colombia.

Desde la firma del Acuerdo de Paz, más de 300 excombatientes y 477 defensores de los derechos humanos y líderes sociales han sido asesinados, según datos de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, agrega la ONU en su web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!