BCV llama al despertar de la comunidad internacional ante golpe de Inglaterra contra oro venezolano

El Banco Central de Venezuela acusó al Banco de Inglaterra de violentar «todo el sistema internacional de inversiones, y debida custodia delegada». Foto Internet

VEA / Yuleidys Hernández Toledo

El Banco Central de Venezuela (BCV) rechazó el «insólito pronunciamiento de un tribunal británico», que este viernes 29 de julio consideró  como «legítima» la junta ilegal e inconstitucional del Banco Central de Venezuela (BCV) «ad hoc», nombrada por el golpista Juan Guaidó, tras autoproclamarse «presidente interino» de Venezuela en 2019.

A través de un comunicado, el BCV acusó al Banco de Inglaterra de violentar «todo el sistema internacional de inversiones y debida custodia delegada», al tiempo que señaló que la instancia británica busca «beneficiarse de la apropiación indebida del oro de los venezolanos, causando un daño enorme
que sigue al pie de la letra la sumisa e inexistente justicia de esos tribunales ingleses».

El Banco Central de Venezuela anunció que «se reserva todas las acciones legales a su alcance para recurrir esta insólita y nefasta decisión en la defensa del oro, patrimonio del pueblo venezolano, y seguirá denunciando que estas estratagemas de la política exterior inglesa y de sus sumisos tribunales, no pasará a la historia sin justicia verdadera, conforme al estado Derecho internacional tan vapuleado por las potencias hegemónicas».

El juicio por las 32 toneladas de oro venezolano que se encuentran en un banco de Inglaterra se retomó el 13 de julio de este año. Cinco días después la jueza Sara Cockerill, del Tribunal Superior de Londres, anunció que decidirá «cuanto antes», pero ya después del verano, el destino de las reservas pertenecientes al Banco Central de Venezuela (BCV), y por ende del país y del pueblo venezolano.

Cockerill dijo este viernes 29 de julio que había «evidencia clara» de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) estaba formado por jueces que apoyaban a Maduro y que sus decisiones no eran reconocidas bajo la ley británica, refiere BBC Mundo.

A continuación el comunicado

El Banco Central de Venezuela rechaza el insólito pronunciamiento de un tribunal británico, que una vez más, de forma subordinada a las decisiones de política exterior de la Corona británica, socava las legítimas potestades de administración de las reservas internacionales de la República Bolivariana de
Venezuela, las cuales, constitucional y legalmente corresponde ser ejercidas por el Banco Central de Venezuela.

Dicha decisión judicial violenta el Estado de Derecho Internacional y el orden constitucional y legal venezolanos, al pretender desconocer las autoridades legítimas del Banco Central de Venezuela, para justificar el entramado criminal que permita la apropiación indebida de las reservas internacionales de
Venezuela. Es sumamente grave que la política exterior británica, que en este caso directamente amordazó a sus tribunales, ocasione graves daños a los derechos e intereses de ciudadanos, de las instituciones y de otros estados.

El Banco de Inglaterra, violentando todo el sistema internacional de inversiones, y la debida custodia delegada, ha mostrado en todo momento su complacencia con estos artilugios antijurídicos para beneficiarse de la apropiación indebida del oro de los venezolanos, causando un daño enorme
que sigue al pie de la letra la sumisa e inexistente justicia de esos tribunales ingleses.

La comunidad internacional debe tener conciencia de que el continuo boicot a las facultades asignadas al Banco Central de Venezuela sobre la administración de sus reservas internacionales, está patrocinado por la política exterior de un Estado que no respeta nada, ni el orden legal ni constitucional de los otros estados, ni de sus instituciones, violando gravemente el Derecho Internacional Público.

Ante estas acciones, el Banco Central de Venezuela se reserva todas las acciones legales a su alcance para recurrir esta insólita y nefasta decisión en la defensa del oro, patrimonio del pueblo venezolano, y seguirá denunciando que estas estratagemas de la política exterior inglesa y de sus sumisos tribunales, no pasará a la historia sin justicia verdadera, conforme al estado Derecho internacional tan vapuleado por las potencias hegemónicas.

Caracas, 29 de julio del 2022

Antecedentes del caso

El Estado venezolano lucha desde 2019 por recuperar el acceso a 32 toneladas de oro, valoradas en más de mil 600 millones de dólares, que les fueron secuestradas por un banco de Inglaterra con artimañas del golpista Juan Guaidó y su banda.

El 21 de diciembre del pasado año, el gobierno nacional a través de un comunicado, denunció que «el gobierno británico recurre a un montaje político fraudulento, en complicidad con factores extremistas de la política venezolana», encabezados por el golpista Juan Guaidó, «con el perverso objetivo de robar descaradamente el oro de los venezolanos y apoderarse de las reservas internacionales del Estado venezolano, en el marco del entramado antijurídico dirigido desde Washington, para despojar de los recursos que son propiedad de nuestro pueblo».

Aquel mensaje de hace siete meses se produjo luego que el Tribunal Supremo británico remitió el caso del oro venezolano secuestrado en un banco de Londres, a la División Comercial del Tribunal Superior. La medida del Reino Unido se produjo luego que el mencionado Tribunal aceptara, en parte, el recurso elevado por el golpista Juan Guaidó, sobre si él o el presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro, deben controlar los lingotes de oro depositados en el banco de Inglaterra, valorados en unos 1.600 millones de euros.

El 2 de julio de 2020, el Banco Central de Venezuela anunció que apelaría “inmediatamente la absurda e insólita decisión de un tribunal inglés”, esto, luego de que ese mismo día se conociera que el juez Nigel Teare, del Tribunal Comercial de la Alta Corte de Londres, reconocía a Guaidó como supuesto presidente de Venezuela y le negó el acceso al gobierno constitucional de Nicolás Maduro, a las toneladas de oro venezolano que se encuentran en el banco de Inglaterra.

Tres meses después, exactamente el 5 de octubre de 2020, el BCV obtuvo triunfo en su apelación sobre el oro depositado en Inglaterra. Ese día el Tribunal de Apelaciones de Inglaterra anuló “el fallo» que concedía al inexistente gobierno de Guaidó el acceso a los recursos que están en el banco de Inglaterra.

“Con este nuevo fallo, la Corte de Apelaciones afirma que el veredicto fue equivocado”, especificaba en ese entonces RT, añadiendo que la orden implica abrir “una investigación detallada donde se expliquen minuciosamente las relaciones diplomáticas entre Venezuela y el Reino Unido, para determinar si Londres reconoce que Maduro” continúa como Presidente legítimo.

En julio de 2020, el Ministerio Público de Venezuela ordenó la captura y congelamiento de bienes de 11 personas designadas por el golpista Guaidó, quienes, como refirió el fiscal general de la República, Tarek William Saab, están relacionadas con la entrega de ese patrimonio al país europeo. Se trata, entre otros, de Julio Borges, Carlos Vecchio y Vanessa Neumann, quien funge como supuesta representante del usurpador en el país europeo.

Dos meses antes, Venezuela anunció que presentaría ante la Corte Penal Internacional (CPI) una demanda contra quienes resultasen vinculados con el despojo de las reservas de oro, resguardadas en el banco de Inglaterra. La información la dio a conocer el 26 de mayo de 2020 la vicepresidenta Ejecutiva de la República, Delcy Rodríguez, quien precisó que la medida es una instrucción del jefe de Estado, Nicolás Maduro.

Uno de los argumentos que esgrimen para no devolver el oro robado a Venezuela, es que supuestamente Reino Unido no reconoce a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuiela; sin embargo es público y notorio que Londres mantiene relaciones diplomáticas con el gobierno constitucional de Venezuela.

Un robo planificado con EE. UU.

En noviembre de 2018, el régimen de Estados Unidos, liderado entonces por el ahora expresidente Donald Trump, comenzó a lanzar ataques contra el oro venezolano; en esa oportunidad ordenó la imposición de sanciones diseñadas para bloquear las operaciones de Venezuela con sus reservas en material aurífero. En enero de 2019, de manera ilegal, el banco de Inglaterra dijo que no devolvería a Venezuela sus reservas de oro, que superan los mil millones de dólares.

En 2020, el exasesor de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, en su libro La habitación donde ocurrió, reveló que el exsecretario de Estado para las Relaciones Exteriores del Reino Unido, Jeremy Hunt, “estuvo encantado de cooperar” con Estados Unidos con las medidas que pudieran tomar contra Venezuela.

El representante legal del gobierno nacional en el juicio por el oro venezolano, Sarosh Zaiwalla, de la firma Zaiwalla and Co, calificó este viernes 29 de julio la decisión de la juez como «desafortunada» y aseguró que quiere apelar, refiere el portal alemán DW.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido !!