Roy Daza

@RoyDaza

La irresponsable provocación del gobierno de Estados Unidos contra la República Popular China, que se expresó en la visita de Nancy Pelosi a Taiwán, es una violación al principio de “Una sola China” y a la soberanía e integridad territorial de la más poblada nación del mundo, acto que tiene como respuesta militar los ejercicios militares que realiza el ejército chino.

A pesar de las advertencias de los diplomáticos chinos, la Administración Biden puso en marcha su plan de agresión, están prendidas todas las alarmas, y es evidente que las autoridades de Taiwán han adoptado la ruta del desastre. Tanto en Washington como en Taipei, saben que esa isla es territorio chino.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, ratificó que “Taiwán es parte de China. La reunificación completa de China es la tendencia de los tiempos, una inevitabilidad de la historia”.

Pareciera que la guerra, las sanciones económicas y la violación de los tratados internacionales, son las únicas opciones que tiene Washington sobre la mesa, porque saben que su economía está en declive, y que ya nadie se cree el cuento de caminos de la “democracia norteamericana”, que no es otra que una burla para el mundo, y una estafa para los ciudadanos estadounidenses.

¿Intentan provocar un Pearl Harbor que desate una guerra mundial?

La posición del presidente Nicolás Maduro Moros es nítida: Rechazó enérgicamente la visita a Taiwán de la diputada Pelosi, y manifestó su apego al principio de Una sola China y al reconocimiento de Taiwán como parte inalienable del territorio de ese país.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido !!