Néstor Rivero Pérez

nestor5030@gmail.com

El 21 de octubre de 1952 fue asesinado a tiros por agentes de la Seguridad Nacional -cuerpo policial de la dictadura perezjimenista-, el dirigente socialdemócrata Leonardo Ruiz Pineda, quien se hallaba al frente del aparato clandestino de Acción Democrática en resistencia a la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Leonardo, quien lideraba una postura emergente y antiimperialista dentro de AD, y quien cada vez se distanciaba más de Rómulo Betancourt, murió en la calle principal de San Agustín, en Caracas. De acuerdo a Mario Valdez, “Guillermo García Ponce, lo llamó El Ruiseñor de la Libertad”.

Apuntes autobiográficos

En páginas escritas en 1948, en un tono que recuerda el relato de Teresa de la Parra acerca del peón Vicente Cochocho de Memorias de Mamá Blanca, Leonardo habla con admiración de un tío a quien conoció a la edad de 9 años: “La llegada de mi tío me sacudió. Hablaba en tono de valentía frente a todas las cosas y tenía un sentido despreciativo de los hombres (…) Construía escopetas con viejos tubos de hierro y trozos de madera que él moldeaba con sus navajas (…) Aquel hombre tuvo… una gran influencia sobre esos años de mi vida. Aprendí a disparar… a aplastar serpientes, hacer largos recorridos nocturnos y descubrirme varonilmente (…) Quería irme tras de él. La aventura… me invitaba con su tentación” (https://htr.noticierodigital.).

Postgomecismo

Al paso de la infancia y adolescencia entre su natal Rubio y San Cristóbal, Leonardo escuchará relatos acerca de las incursiones de recios caudillos liberales como Buenaventura Macabeo Maldonado, Espíritu Santos Morales y Juan Pablo Peñaloza, y otros de finales del siglo XIX, y quienes contendieron a lo largo de décadas. El último de los nombrados, tras ser reducido en su última invasión en 1931, fue trasladado a la Cárcel de las Tres Torres, de Barquisimeto, a la orden de Eustoquio Contreras, y de allí remitido al castillo de Puerto Cabello, donde falleció en 1932. Tras la muerte del Benemérito en 1935, el joven Leonardo quien despunta en su región como novel comunicador y divulgador de iniciativas culturales, proyecta estudiar en Caracas. Y en 1937, con 21 años, se le ve al frente de La Voz estudiantil, órgano de los cursantes de Derecho en la UCV, clausurado luego por decisión de Eleazar López Contreras.

Dos AD

A partir del derrocamiento del novelista Rómulo Gallegos en 1948, se inicia un paulatino distanciamiento entre el liderazgo de Rómulo Betancourt, quien se había asentado en el Caribe y México de una parte, y de la otra la dirigencia clandestina de AD dentro del país, que enfrentaba al gobierno militar de Marcos Pérez Jiménez. Dicha resistencia estuvo liderada por Ruiz Pineda desde 1950 y hasta el día de su muerte, el 21 de octubre de 1952. Según testimonios de Moisés Moleiro, Simón Sáez Mérida y Jorge Dáger, entre Leonardo y Rómulo surgirían hondas diferencias. Tales fisuras se dejaron ver de modo expreso cuando, desde el exterior Betancourt insta en 1951 al comité clandestino de AD de Caracas a publicar un manifiesto, proclamando su respaldo al “Estado Libre Asociado” de Puerto Rico. El rechazo de Ruiz Pineda fue tajante a dicha propuesta, la cual no se llevó a efecto.

Libro Negro

La decisión de eliminar a Ruiz Pineda tomada por el alto gobierno dictatorial, tuvo mucho qué ver con el descrédito que acarreó a Pérez Jiménez la publicación de la obra Venezuela bajo el siglo del terror: Libro Negro de una dictadura, obra que recopilaba denuncias sobre las graves violaciones de derechos humanos y casos de corrupción por parte de la dictadura militar. Según relata Braulio Barreto, exfuncionario de la SN, un retrato de Ruiz Pineda estaba colocado en la sede de cada oficina de la Seguridad en todo el país, con orden de capturarlo vivo o muerto (Confesiones un Esbirro). Su desaparición privó al país de un líder con capacidad y liderazgo, como para disputar a Betancourt la conducción y rumbo de AD, y de convertir a esta en una entidad antiimperialista, contrapuesta al modelo puntofijista.

Sinópticos

1820

Bandera de Perú

Este día, encontrándose en Lima el general José de San Martín, Protector de Perú, emite decreto mediante el cual se establece la bandera nacional y el escudo de Perú. El libertador rioplatense había arribado a tierra inca el 8 de septiembre de ese año.

1833

Nació Alfred Nobel

Tras amasar una gigantesca fortuna, Nobel entró en conflicto consigo mismo, cuando reconoció que la misma se asentaba sobre la guerra y la muerte a que contribuía su invento, la dinamita. El inventor sueco perfeccionó el uso de explosivos al aplicar un “detonador de mercurio” y experimentar con la nitroglicerina, base de la dinamita.

 

1971

Nobel para Neruda

Este día la Academia de Estocolmo anunció al mundo que el poeta chileno Pablo Neruda había sido galardonado con el Premio Nobel de Literatura. Neruda fue el autor de obras como 20 Poemas de Amor, Canto General, Residencia en la Tierra y Odas Elementales. Pablo Neruda, junto a su coterránea Gabriela Mistral y el guatemalteco Miguel Ángel Asturias, eran hasta entonces los únicos escritores latinoamericanos premiados con el Nobel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!