¡Movimientos criminales! Barcos misilísticos de EEUU tuvieron a Miraflores en la mira

Así lo confiesa Mark Esper en su libro, refirió el representante de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada. Foto Internet

VEA / Yuleidys Hernández Toledo

Cuando fue secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, envió aviones cerca de la frontera entre Colombia y Venezuela para amenazar a la patria bolivariana. De igual forma, barcos misilísticos frente a costas venezolanas. La revelación la hizo el propio exfuncionario gringo en su libro Un juramento sagrado: memorias de un secretario de Defensa en momentos extraordinarios.

Así lo precisó este jueves 26 de mayo el representante de Venezuela ante las Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada, durante su intervención en la Asamblea Nacional, a la que acudió para dar más detalles de los planes de Estados Unidos en complicidad con el régimen de Colombia, presidido por Iván Duque, contra la patria bolivariana.

Esper, quien asegura fue cuestionado por el expresidente Donald Trump y varios de sus entonces funcionarios por supuestamente no apoyar los planes de invasión militar que tenía el magnate contra Venezuela, indicó que él nunca se negó a este tipo de ataque contra el país, pero señalaba que lo apoyaría solo cuando se dieran las condiciones, relató Moncada.

Manifestó que, en el libro, Esper cuenta que enumeró a Trump una lista de las acciones que hacía contra Venezuela.

«Yo mando aviones B52, bombarderos, saliendo de Luisiana toda la semana, salen de los aeropuertos de Luisiana y pasan por toda la frontera entre Colombia y Venezuela, amenazando a Venezuela con bombardero. Yo lo hago», dijo Esper, de acuerdo con el relato de Moncada.

Esper también dijo a Trump que enviaba barcos cerca de las costas venezolanas, «al límite a 14 kilómetros» dijo, haciendo referencia al contenido del mencionado libro.

Explicó Moncada que «la zona económica exclusiva es como 200 kilómetros, por ahí pueden entrar. El mar territorial son 12 kilómetros, ellos ponen el barco en el 13 kilómetros». Agregó que esos barcos tienen «misiles que llegan a más de 100 kilómetros. Nos pusieron barcos misilísticos a 13 kilómetros de Caracas al frente de La Guaira, diciendo yo puedo bombardear Miraflores o Fuerte Tiuna o esta misma Asamblea Nacional, lo puedo bombardear desde mi barco».

Siguió relatando que en el libro Esper dice a Trump «yo mando aviones de guerra por la zona de información aérea de Venezuela permanentemente. Todo eso lo hago. Hago ejercicios militares con Colombia permanentemente en la Guajira (…). Hacemos ejercicio de ataque a aeropuerto y de toma de aeropuerto armado conjunto. (…). Yo tengo el plan pero solo cuando se den las condiciones».

Contó Esper que en una ocasión Trump nombró a un amigo director nacional de Inteligencia «y el tipo corrompió la información de Inteligencia (…). Este hombre trajo la información falsa de que Irán estaba vendiendo misiles de largo alcance a Venezuela, y que los barcos que venían con petróleo no traían petróleo sino armas de largo alcance, misiles que podían llegar a territorio estadounidense», mencionó Moncada basado en el libro.

Agrega que Esper narró que ahí supuestamente el exsecretario de Defensa sí se preocupó. «Ahí sí iba a meter las tropas a parar esos barcos, pero cuando corroboramos la información no había nada de eso, era falso, nos estaban engañando para tirarnos una operación militar».

Indicó Moncada que los planes contra Venezuela siempre están.

Esper, quien ejerció el cargo desde julio 2019 hasta noviembre 2020, también movió buques de la armada gringa cerca de Venezuela para supuestamente luchar contra el narcotráfico. Este sujeto es el mismo que el 1° de abril de 2020, tras acusar al gobierno constitucional de Nicolás Maduro de tener supuestos vínculos con el narcotráfico, avaló junto con Trump el envío de buques de la Armada gringa cerca de las costas venezolanas para realizar tareas de «vigilancia» en la supuesta lucha de su país contra las drogas, sin mencionar que el origen era Colombia.

Adueñarse del petróleo

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, «lo único que quería era adueñarse del petróleo venezolano». Así lo confirma Mark Esper, en su libro, agregó Moncada, al tiempo que expresó que el magnate le pidió al golpista Juan Guaidó «lealtad personalísima, y Guaidó se la ofreció».

Moncada relató que uno de los planes que ejecutó el régimen de Trump contra Venezuela era parar los barcos petroleros de terceros países que tuviesen como destino Venezuela, entre ellos los que vinieran de Irán. Relató que en un principio era detenerlos por las fuerzas, pero alguien en el gobierno gringo dijo que había que justificar el basamento legal.

Describió que otros funcionarios gringos le dijeron a Esper: «Tú estás arrastrando los pies, no quieres meterte en el negocio militar. Vamos a hacer un ataque aéreo directo al puerto de Jose (Anzoátegui) y eliminamos todas las entradas y salidas del petróleo, así no va a entrar petróleo iraní ni sale petróleo de Venezuela. Bombardeo al puerto de Jose, lo dicen literalmente».

Indicó que Mark Milley, entonces jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, dijo que había que actuar de otra manera: «Con operaciones encubiertas, con ataques cibernéticos, con actos clandestinos, no abiertamente, eso no se debe hacer». Siguiendo la línea del libro de Mark Esper, Moncada relató, que entonces los funcionarios gringos se pusieron de acuerdo y armaron un nuevo plan.

«Los barcos petroleros iraníes que vengan a Venezuela, no vamos a usar la fuerza militar sino la amenaza, la cohesión y el soborno», denunció. Agregó que el plan también implicaba llamar a los capitanes, dueños de empresas petroleras en el mundo, «y le vamos a pagar o amenazarlo, vamos a llamar a la compañía de seguros y los vamos a amenazar, y eso sí le funcionó», indicó Moncada.

Agregó que en agosto de 2020, «cuatro tanqueros iraníes se entregaron a fuerzas navales norteamericanas con un millón 100 mil barriles de combustible». Dijo que EEUU se robó ese combustible que estaba destinado a las bombas de gasolina de Venezuela.

«Todavía están dispuestos permanentemente a comprar capitanes, a comprar empresas navieras, todo eso es un plan que siguen haciendo», denunció.

La intervención de Moncada se da luego de que el Parlamento aprobara, el 18 de mayo, iniciar una investigación sobre las revelaciones que realizó Mark Esper, exsecretario de Defensa de Donald Trump (2017-2021), sobre una agresión militar y un plan para asesinar al presidente Nicolás Maduro. 

Pentágono valida el libro

Moncada narró que el mismo Esper cuenta que tardó seis (6) meses en editar el libro, pero no logró su publicación porque el Pentágono lo impedía. Tuvo que negociar con ellos: que todo lo que dijo ahí era verdad. «Ellos me quitaron mucha información que tenía ahí, pero todo lo que sale está aprobado por el Pentágono», relata Moncada citando al exfuncionario gringo.

Ante esto, dice Moncada: «El Pentágono aprobó», al tiempo que recordó que Mark Esper demandó a esta institución gringa, y luego de una negociación «este libro es el resultado de los expertos del Pentágono que están diciendo, esto es lo que puedes publicar».

Agrega Moncada que según Esper, le mandó la copia del libro a 15 funcionarios de Gobierno de Estados Unidos para que lo leyeran y le dijeran si lo que narraba era falso, y se lo devolvieron diciendo: «Lo que estás diciendo ahí es verdad».

Planes contra Venezuela

Desde el hemiciclo de la AN, Moncada resumió los planes impulsados por EEUU contra Venezuela. Entre ellos mencionó una pretendida invasión militar; el asesinato del presidente de la República, Nicolás Maduro, «un ataque aéreo o marítimo, por vía submarina, a los puertos petroleros venezolanos; un bloqueo total naval a Cuba y Venezuela; la detención de barcos petroleros venezolanos, y el robo de su petróleo».

«Ataques con mercenarios de Estados Unidos desde Colombia, ataques con mercenarios venezolanos desde Colombia, ataque militar directo de tropas colombianas a Venezuela, ataque militar multinacional de tropas latinoamericanas (…). Sabotajes a la infraestructura vital con instalaciones eléctricas o refinerías, usando a la oposición interna», agregó.

«La oposición venezolana se acercó en diciembre de 2018 a Estados Unidos para pedir ayuda. Y desde diciembre acordaron con Colombia, Brasil, Canadá, Chile», y otros países, para poder crear el escenario para el derrocamiento», denunció.

Mencionó, entre los planes para derrocar el gobierno constitucional que lidera Maduro, la autoproclamación el 23 de enero del golpista Juan Guaidó, como supuesto presidente de la República.

Indicó que ese acto inconstitucional trajo una serie de consecuencias negativas para Venezuela, especialmente en lo económico, puesto que con la autoproclamación arreciaron las sanciones.

Refirió que un mes después con el apoyo de varios países latinoamericanos como Colombia, Chile, Paraguay y la Organización de Estados Americanos (OEA), se diseñó el intento de invasión de Venezuela a través de Cúcuta, el 23 de febrero de 2019.

Ejército colombiano contra Venezuela

Ese día, además de buscar una guerra civil en el país, tenían preparados en la frontera cientos de mercenarios dispuestos a ingresar a Venezuela y si fallaba tenían planificada la posibilidad de que Colombia invadiera a Venezuela, indican revelaciones hechas por John Bolton, exasesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos (EE.UU.) en su libro La habitación donde ocurrió.

«El plan B era mucho más grave, era que ellos esperaban que Colombia invadiera a Venezuela. Que el Ejército colombiano directamente entrara en territorio venezolano, no mercenarios, tropas colombianas formadas y uniformadas, lo esperaban, y Bolton dice en su libro que lamentablemente ese plan no funcionó porque a los colombianos se les enfriaron los pies, y por qué se les enfriaron los pies, porque los colombianos tenían una tradición de guerra contra insurgentes, contra guerrilleros y no tenían la práctica contra un ejército formal», expresó, haciendo referencia al libro de Bolton.

Indicó que en ese caso lo que iba a ocurrir era «una invasión multinacional donde Estados Unidos, por supuesto, iba detrás de Colombia apoyando».

El apagón del año 2019 y reunión en el Senado gringo

Destacó que el ataque contra el Sistema Eléctrico Nacional del 7 de marzo de 2019, que generó que 18 estados del país y Caracas se quedaran sin luz, buscaba facilitar un conflicto interno, movilizar las fuerzas golpistas y que EE.UU. invadiera.

Señaló que en su libro, Bolton asegura que cuando vio el apagón dijo que ahí estaba la mano de la derecha o de alguien, que parece que alguien tomó el asunto por su propias manos.

En ese contexto, Moncada relató que el 7 de marzo de 2019 en horas de la mañana hubo una audiencia en el Senado de EEUU sobre Venezuela. «Llevaron centenares de venezolanos de Miami, fueron a escuchar al senador Marco Rubio que iba a hablar de la situación venezolana. Ese 7 de marzo el senador Marco Rubio dijo textualmente: ‘Lamento informar que el sufrido pueblo de Venezuela está a punto de experimentar la más dramática escasez que jamás haya enfrentado, cuyas implicaciones no podemos predecir completamente, pero nada de ello se debe a alguna de las acciones tomada por Estados Unidos en el momento'».

Moncada se preguntó: «¿Qué poder adivinatorio tenía Marco Rubio para predecir lo que pasó en la tarde a escala nacional, que duró una semana», y que fue un ataque al Sistema Eléctrico Nacional.

Intervención extranjera

Agregó que el 30 de abril de 2019 la derecha venezolana pretendió, con la denominada “Operación Libertad”, generar un choque interno para que las fuerzas externas intervinieran en la nación.

Señaló que luego del fracaso del 30 de abril es cuando el expresidente Donald Trump dice que con Guaidó no se puede, este hombre no tiene con qué y se desinteresó.

Goudreau y Colombia

Moncada se refirió a Jordan Goudreau, el mercenario alquilado por el golpista Juan Guaidó para asesinar al presidente Nicolás Maduro, y quien el viernes 30 de octubre de 2020, en el tribunal de Circuito Miami-Dade de Estados Unidos (EE.UU.), demandó a sus socios en el acto terrorista por incumplimiento de contrato.

Jordan Goudreau es el mismo que el domingo 3 de mayo de 2020 asumió la responsabilidad de la pretendida incursión mercenaria que buscaba generar terror en Venezuela y asesinar al jefe de Estado, Nicolás Maduro.

Los gobiernos de Colombia y de Estados Unidos estaban al tanto de los planes.

Recordó que en la demanda que interpuso Goudreau en Estados Unidos cita al Comandante colombiano Eliécer Camacho Jiménez, comandante de Policía del Valle de Aburra, y asegura que «se reunió con él varias veces en persona, le ofreció el aeropuerto para movilizarse del campo de entrenamiento para los mercenarios y paso privilegiado para Venezuela al momento del ataque», en referencia a la pretendida incursión mercenaria del 2020.

Dijo Moncada que, el exsecretario de Defensa de EEUU, Mark Esper en su autobiografía titulada: Un juramento sagrado se cuida las espaldas diciendo que él no sabía.

Agregó que Goudreau está haciendo una película sobre lo que sucedió. Moncada también indica que Goudreau asegura que la CIA lo llamó cuando estaba en Jamaica y dice que la «CIA sabía de todos los planes, y la DEA en Colombia también sabía. La DEA era participante esencial de todo esto».

Destacó que Goudreau vive normamelmente en Estados Unidos protegido por ese país.

Indicó que el golpista y prófugo de la justicia Leopoldo López, después de intentar dar un golpe de Estado, el 30 de abril de 2019, se reunió vía Zoom el 5 de mayo con Goudreau planificando desde la embajada de España, donde estaba escondido, atacar a Venezuela.

Planes contra Maduro

Recordó que Esper revela en su libro que los golpistas Juan Guaidó, Julio Borges y Carlos Vecchio, discutieron en la Casa Blanca, junto con Trump, el propio exsecretario de Defensa y el exasesor de Seguridad Nacional, Robert C. O’Brien, la invasión militar a Venezuela y el asesinato del jefe de Estado, Nicolás Maduro. La reunión tuvo lugar el 5 de febrero de 2020.

Moncada agrega, Guaidó, Borges y Vecchio discutieron la invasión militar directa de EEUU (preferible), la invasión mercenaria desde Colombia (complicada), y pasaron de la gran escala a una operación especial contra el presidente Maduro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido !!