Salario en petro es una medida valiente del presidente Maduro, opina diputado Tony Boza

Considera que debe discutirse un cronograma de recuperación salarial sobre todo en la administración pública. Fotos Internet.

VEA / Yonaski Moreno / Ildegar Gil

Como una medida valiente calificó el economista y diputado a la Asamblea Nacional, Tony Boza, el aumento salarial anunciado el pasado 3 de marzo por el presidente de la República Nicolás Maduro, con el que se establece el sueldo mínimo en medio petro. En conversaciones con Diario VEA, Boza consideró que este primer paso “es un avance significativo” que ha conseguido “una reacción bastante positiva de parte de los y las trabajadoras”.

Sumado a este importante paso, el economista sugiere que se dé espacio a un debate abierto, público, en el que participen los sectores organizados de los trabajadores de la Administración pública y de otros sectores de impacto en la sociedad, en las distintas áreas de la economía, en el que se pueda discutir “un cronograma viable, creíble, realista, que lleve el salario a los montos que se requieren para adquirir la canasta básica”.

Señaló que para ello es necesario tomar en cuenta las dificultades que atraviesa el país, debido a las medidas coercitivas unilaterales impuestas por el imperialismo norteamericano y que, entre otros aspectos, mantienen bloqueados los activos de Venezuela en el exterior, lo que se suma a “toda la guerra contra nuestra moneda que tiene tantos años y que produjo la inflación que, por supuesto, crea muchas desigualdades”.

Indexación del salario

Quien también es moderador del programa Boza con Valdez, transmitido por Venezolana de Televisión, recordó que desde hace aproximadamente dos (2) años un grupo de analistas y economistas como la profesora Pasqualina Curcio, Juan Carlos Valdez, su persona y otras personalidades, han propuesto «atar el salario a un mecanismo indexatorio», tal como se viene aplicando en la cartera crediticia.

«Cuando usted pide un crédito de 100 bolívares se lo asocian a cuantas divisas se pueden adquirir con ese dinero y posteriormente cuando se termine de pagar el monto global del crédito no se van a pagar los 100 bolívares que se adquirieron como préstamo, sino que se van a pagar tantos bolívares como sea necesario para reponer la capacidad adquisitiva de esos 100 bolívares iniciales, en términos de las divisas, es decir, que signifiquen la misma cantidad de divisas», ejemplificó Boza.

Añadió que el aumento salarial «es una propuesta que, hasta donde sabemos, recoge nuestra expectativa de la propuesta de indexación».

No se espera nueva ola inflacionaria

Respecto a la posibilidad de que el aumento salarial derive en una nueva ola inflacionaria, indicó que podría ocurrir todo lo contrario y que este incremento signifique «una recuperación del consumo y al mismo tiempo de la producción». Para explicar esta afirmación, señaló que cuando se incrementa la liquidez circulante en la sociedad y están satisfechas todas las necesidades de su población, se activa un sobreconsumo. «Hay un consumo que sobrepasa la demanda, eso no sucede en Venezuela. En Venezuela hay un subconsumo».

Citando a la profesora Pasqualina Curcio, añadió que hoy en día no hay suficiente liquidez en la economía, destacando que por el contrario «ha habido un secamiento de la liquidez. Hace unos años había 66 bolívares por cada 100 bolívares del Producto Interno Bruto. Hoy, esa cantidad no llega ni siquiera a 10 bolívares», por lo que asegura que «incrementar la liquidez para reponer el salario, no debería producir inflación», porque la inflación se produce cuando la demanda supera la oferta.

Sostuvo que en este caso, esa inyección de liquidez representa una reposición parcial de la capacidad de compra del venezolano «que todavía no llega a cubrir la cesta básica. Por lo tanto no va a haber un sobreconsumo». Lo que sí podrá incrementarse será la demanda agregada, indicó, asegurando que esto va a posibilitar una recuperación del aparato productivo.

«Recordemos que lo han dicho los mismos empresarios hasta la saciedad: en Venezuela el empresariado tiene una capacidad ociosa que ronda el 80 %. Los economistas decimos que en este momento la curva de la demanda está en un punto elástico, es decir, que la demanda se puede incrementar y el aparato productivo va a responder de manera positiva, no incrementando los precios, sino incrementando la producción, porque tiene mucha capacidad ociosa», explicó.

Cambio de paradigma en el BCV

Otra recomendación del economista, es que el Banco Central de Venezuela (BCV), cambie el paradigma sobre el cual viene aplicando medidas para detener la inflación. Destaca que el BCV «viene inyectando una cantidad importante de divisas al mercado cambiario» por lo que «los bolívares que son obtenidos por esa venta de la divisa, deben ser reinyectados a la economía -que no se está haciendo-. ¿Dónde debe ser inyectado?, en el factor que ha venido perdiendo capacidad y compra, que es el salario, y este no es un regalo, una dádiva, es una compensación a un esfuerzo ya realizado».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido !!