Néstor Rivero Pérez

nestor5030@gmail.com

El 13 de octubre de 2015 falleció en Caracas el economista, abogado e historiador, Tomás Enrique Carrillo Batalla, autor de la obra escrita sobre finanzas públicas más extensa que se haya producido en Venezuela republicana.

Acucioso

Con una fructífera labor como académico y docente, Tomás Enrique Carrillo Batalla, quien vivió 94 años, dedicó cerca de ocho décadas a la investigación del pasado del país, especialmente en materia económica, forjando escuela en el hábito de escudriñar los textos de Memoria y Cuenta de los despachos de Hacienda, Fomento y otros vinculados al quehacer productivo y de ingresos nacionales, entre mediados del siglo XIX hasta la séptima década del siglo veinte.

Bibliófilo

Otro campo en el que hizo magisterio y fortuna espiritual, el Dr. Carrillo Batalla, fue el de la valoración de los libros, al haber acumulado cerca de noventa mil volúmenes, cantidad exorbitante incluso a nivel continental en lo que concierne a bibliotecas privadas. En sus últimos años dispondría la donación de tan formidable patrimonio impreso a una institución pública nacional. Se sabe que el Precursor guaireño José María España poseyó una colección de cerca de trescientos volúmenes, caso sorprendente para sus contemporáneos litoralenses. Francisco de Miranda logró reunir, en su Colombeia, como denominaba a la biblioteca de su casa de Grafton Street, en la capital de Inglaterra, seis mil volúmenes, lo cual para la época, incluso en Europa, constituía una excepcional hazaña. De dicha biblioteca se sirvieron además del propio Miranda el joven Simón Bolívar durante las semanas de 1810 en que visitó dicha ciudad como representante de la Junta Suprema de Caracas, así como Andrés Bello y Luis López Méndez, quienes se quedaron a vivir en dicho inmueble una vez que Bolívar y Miranda regresaron a Caracas a finales de aquel año.

De Villalba para Carrillo

En discurso de contestación al ingreso del Dr. Carrillo Batalla como Individuo de Número de una de las academias, en diciembre de 1972, en acto celebrado en el Paraninfo de las Academias en Caracas, el Dr. Luis Villalba Villalba retrató con vigor las virtudes del nuevo miembro, en tanto hombre de trabajo que investiga con rigor y atiende con afabilidad en todo tiempo a quien se le acerca “En el nuevo académico concurren prendas y dones singularmente sugestivos (…) son sus redoblados esfuerzos de investigación en los campos de la economía, las finanzas, la demografía, su probada consagración al trabajo, su nunca desmentido empeño de exaltar, con independencia de criterio, las vivencias y eximias simientes creadoras de la nacionalidad, su entrega en hora de persecuciones y ensañamiento dictatorial a la tarea seria y honrada, que nunca termina de construir una democracia, una democracia que cauterice la ignorancia y el odio, que enseñe al pueblo que tiene derechos, pero también deberes…y de auténtico recobramiento moral si no comienza por el propio engrandecimiento científico, ético y ciudadano” (https://www.acienpol.org.ve).

Historia de las Finanzas

Quizá el principal legado del Dr. Tomás E. Carrillo Batalla, y que reclama la gratitud de las nuevas generaciones de venezolanos y cohortes de cursantes en Ciencias Sociales de nivel universitario, es el que se configura con la obra de varias decenas de volúmenes agrupados bajo el título Historia de las finanzas públicas de Venezuela. Con un empeño que consumió durante décadas de su vida, horas diarias de fatigosa lectura y notas conclusorias, tras escarbar el dato cierto y significativo para la posteridad, el autor ofrece en secuencia la gestión hacendística de los distintos gobernantes del país desde mediados del siglo XIX hasta la segunda parte del siglo veinte. Se trata de una labor de recopilación y sistematización con notas explicativas e introductorias para cada volumen, que por sí constituyen doctrina que despeja y da rumbo al torrente de información sobre el tema, en un estilo literario que ciertamente atrapa al lector.

Sinóptico

Batalla de La Victoria

1902

Este día se inició, en el marco de la llamada “Revolución Libertadora”, que encabezaba el banquero y General Manuel Antonio Matos, la Batalla de La Victoria en contra del presidente Cipriano Castro. Dicha jornada que se prolongó por 21 días constituye el hecho de armas más prolongado y con mayor número de víctimas fatales de las guerras civiles en la historia de Venezuela.

Aunque Matos se encontraba al frente de 14 mil hombres, y Castro contaba solo con seis mil, las excelentes posiciones en que este último colocó a sus hombres en La Victoria, así como el oportuno auxilio en pertrechos que recibió del vicepresidente Juan Vicente Gómez situado en Caracas, decidieron el resultado final de la batalla.

Vale acotar que Matos y su movimiento revolucionario estuvieron financiados por la empresa asfaltera estadounidense “New York Bermúdez Company”, a la cual el mandatario tachirense había revocado una concesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!