Monómeros seguirá recibiendo materia prima para elaboración de fertilizantes

Así lo informó este lunes 26 de septiembre la vicepresidencia sectorial para la Economía. Fotos @monomerossa

VEA / Yuleidys Hernández Toledo

«Monómeros continuará recibiendo más productos, como KCL, MAP, fundamentales para la fabricación de los fertilizantes que requieren los suelos y cultivos colombianos». Así lo informó este lunes 26 de septiembre la Vicepresidencia Sectorial de Economía de Venezuela, tras informar que la empresa procedió a la descarga de úrea enviada por la Petroquímica de Venezuela, Pequiven, el pasado viernes 23 del mes en curso.

La compañía venezolana Monómeros, cuya recuperación logró el Estado venezolano el lunes 19 de septiembre, recibió desde la Sociedad Portuaria de Barranquilla y con la participación de 36 operadores, 8 mil toneladas de úrea desde el Complejo Petroquímico G/D José Antonio Anzoátegui, en Venezuela, recordó la Vicepresidencia Sectorial de Economía, en nota de prensa.

Explican que la úrea «será dispuesta como fertilizante simple y para elaborar fertilizantes mezclados Ecofértil y Nutrimon». Agregan que actualmente la compañía venezolana con sede en Barranquilla, «dispone de mezclas físicas Ecofértil y Nutrimon,  para elaborar productos especializados como marcas líderes en la agricultura colombiana».

«Es importante destacar que la úrea es la fuente de nitrógeno de mayor uso en el mundo entero, fundamental para el crecimiento de las plantas y rendimiento de los cultivos», explican además en la nota de prensa.

La clase trabajadora de la empresa Monómeros, recibió el viernes 23 de septiembre, en el muelle 1 de esta filial de Pequiven, un cargamento de 8 mil toneladas de úrea, materia prima para reiniciar el proceso de producción de fertilizantes. La información la dio a conocer la empresa con sede en Barranquilla, Colombia, en su cuenta en la red social Twiiter.

La noticia también fue reseñada por el embajador de Colombia en Venezuela, Armando Benedetti, quien en su cuenta en la red social Twitter dijo: «Ya llegó a Barranquilla, al muelle 1 de Monómeros, el buque con más de 16 mil toneladas de úrea, a 600 dólares la tonelada. Es una gran noticia para los campesinos, porque se ahorrarán 100 dólares por tonelada».

Sectores de la derecha se acusan entre ellos de la corrupción que imperó en la compañía desde abril de 2019 hasta el 18 de septiembre de 2022, lapso en el que estuvo secuestrada por el golpista Juan Guaidó y su banda, en complicidad con el régimen del expresidente colombiano Iván Duque. Entre los involucrados se encuentra la mamá de un prófugo de la justicia venezolana, Antonieta Mendoza de López.

El propio aliado de Guaidó y Leopoldo López en el robo y secuestro de los bienes de Venezuela en el exterior, Julio Borges, confesó en octubre de 2021, que «descubrieron» una especie de plan «por parte de personas relacionadas con la empresa, en este caso Carmen Elisa Hernández y Jorge Pacheco, de atentar contra la empresa para que cayera en manos de terceros».

Carmen Elisa Hernández de Castro hizo todo para llevar a la empresa venezolana, con sede en Barranquilla, a la quiebra, para que fuese vendida a la compañía Nitrofert. Esta mujer es pieza de Voluntad Popular y fue designada por Guaidó de manera ilegal como presidenta de Monómeros. El domingo 18 de septiembre de este año, el prófugo de la justicia Leopoldo López salió a defenderla en un comunicado.

Venezuela solicitó a Colombia el inicio de una investigación contra los responsables de la trama de corrupción que lideraron las bandas de los golpistas Leopoldo López y Juan Guaidó en Monómeros. De igual forma exhortó a la Policía Internacional (Interpol) la búsqueda y captura de 23 personas que aparecen directamente involucradas en la usurpación de la empresa, que estuvo secuestrada por ese sector desde abril de 2019 hasta el 18 de septiembre de 2022. Así lo informó el jueves 22 de septiembre el vicepresidente sectorial para la Economía, Tareck El Aissami, en rueda de prensa, en donde indicó que parte de los responsables de los daños a la empresa con sede en Barranquilla, están todavía en territorio neogranadino. «Y nosotros aspiramos más temprano que tarde que sean capturados y puestos a la orden de la justicia venezolana».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!