¡Como en Colombia! Grupos Tancol ofrecieron dinero para «mejorar» calidad de vida en Apure

Situación que vecinos y la organización comunal se niega a aceptar. Fotoscaptura

VEA / Yonaski Moreno

Los individuos armados, que desde enero de este año incursionaron en la Ciudad Comunal Socialista Campesina Simón Bolívar, ubicada en el estado Apure, quisieron ganarse el apoyo del pueblo con estrategias políticas, como el ofrecimiento de ayudas económicas y técnicas con las que aseguraban mejoraría la calidad de vida de la comunidad.

“Se desplegaron en la comuna Víctor Díaz (Ojeda) para trabajar y empaparse sobre las necesidades de la comuna para ver si era necesario aportar plata, material u obreros. Decían ‘si no hay recursos, nosotros pasamos el informe a los superiores y los ponemos’. Estaban intentando entrar políticamente para ganarse al pueblo”, relató, a Diario VEA, Wilmer Pulido, parlamentario de la señalada comuna.

La situación, según expresó, motivó la conformación de la Brigada de Paz y Soberanía Hugo Chávez, conformada por quienes hacen vida en la Ciudad Comunal, voceros y habitantes, quienes se organizaron para hacer “un trabajo especial, voluntario, de apoyo a las comunidades asediadas por este grupo”.

“Estamos haciendo la visita casa a casa, las consultas con la gente, haciendo un diagnóstico de la situación. Con base en eso hay muchas cosas por hacer. Nosotros estamos apoyando en trabajos de obras sociales, estamos voluntariamente trabajando, participando, batiendo concreto, amarrando cabillas, buscando tablas, para que la comunidad se sienta acompañada, que sienta que estamos involucrados, que tienen apoyo, eso genera un retraso en la avanzada de los grupos armados”, expuso, por su parte, José Noel Molina, vocero del consejo comunal Hugo Chávez, asentado en la Ciudad Comunal.

Para ello han recibido apoyo del alcalde del municipio Páez, José María Romero, del Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, y del diputado a la Asamblea Nacional por el estado Apure, Orlando Zambrano.

Destacó que la comunidad, los líderes y la organización comunal, se negaron rotundamente a recibir el dinero que estos individuos ofrecían “porque estamos claros que nosotros somos gente de paz y no queremos involucrarnos en eso que, seguro, lo que traerá serán problemas más adelante”, añadió Molina.

Al respecto, Luis Jaime, vocero de la Ciudad Comunal, añadió «estamos convencidos de que no van a contribuir en el territorio venezolano, y para muestra un botón, 60 años de lucha en Colombia y todo líder social que se prepara para impulsar algo comunal en Colombia es asesinado».

¿Quiénes son los hombres armados?

José Molina, Amparo Leal, Wilmer Pulido y Luis Jaime en su visita a Diario VEA.

En visita al Diario VEA, tres (3) voceros y una (1) vocera de la Ciudad Comunal Simón Bolívar, detallaron que la presencia del grupo armado comenzó a evidenciarse el 14 de enero de este año. Los individuos se han dejado ver con uniformes de estilo camuflado y brazaletes que los identifica como presuntos integrantes del grupo guerrillero colombiano Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Estos montan alcabalas para amedrentar a los lugareños, y ahí se identifican como guerrilleros del ELN. Además, algunos de los sujetos transitan la zona sin uniforme alguno, pero igualmente armados. Los voceros admitieron que no saben de quiénes se trata, puesto que incluso aquellos que se identifican como integrantes del ELN pudieran estar “disfrazados”.

“Algunos se identifican y otros que no, los llamamos grupos Tancol porque no sabemos quiénes son”, dijo Amparo Leal en la entrevista. Tancol son las siglas con las que el Gobierno nacional denomina a los Terroristas Armados Narcotraficantes Colombianos.

Amenazas y amedrentamiento

Con tan solo un día de haberse instalado en la zona, estos grupos se comunicaron vía telefónica con la vocera de la Ciudad Comunal, Amparo Leal, para amenazarla, recordó la comunera. Asimismo, otros compañeros fueron amenazados directamente con ofrecimiento de disparos y agresiones físicas.

Con armas en mano tomaron la sede de la comuna Víctor Díaz Ojeda, pero retrocedieron ante la llegada de la Brigada de Paz y Soberanía Hugo Chávez. Una vez que los comuneros y las comuneras recuperaron la sede, los hombres armados se instalaron a unos 40 metros de distancia. Su estrategia era enviar amenazas a la brigada y, durante la noche, “para tratar de asustarlos agarraron limones de un cultivo que está ahí para tirarles al techo de la sede”. En respuesta sacaron las banderas: “Esas son nuestras armas, una bandera de Venezuela”, señaló Amparo Leal.

Los sujetos también tomaban las casas de los vecinos, bajo dos modalidades. Si los propietarios se encontraban en el inmueble, tocaban la puerta y “armados hasta los dientes” pedían “permiso” para quedarse en la casa. “Llegado ese momento mucha gente teme, porque llegan dizque a pedir permiso y caramba, cómo hago yo. Uno piensa si yo le digo que no, esos monstruos qué me pueden hacer con ese armamento”, relató el parlamentario comunal Wilmer Pulido.

En otros casos han llegado a viviendas en las que no se encuentran las familias porque “están haciendo diligencias fuera y cuando llegan la sorpresa es que están dentro de la casa”, precisó. Añadió “mucha gente se cohíbe de espantarlos porque no pueden enfrentarse a hombres armados y dejan que se queden ahí, preocupados ante una posible tragedia”.

Otro factor que alimenta el miedo de las comunidades que forman parte de la Ciudad Comunal es un posible enfrentamiento entre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y los grupos que definen como Tancol, que los deje “en el medio” y se convierta “en una masacre”. Este miedo se ha disipado un poco con la presencia de la FANB en ciertos puntos de la Ciudad Comunal, pues con ello ha disminuido la presencia de los guerrilleros, pero no ha desaparecido por completo. “Ahora, caminan por ahí de civil, desarmados, pero haciendo su trabajo de vigilancia, observando y haciendo seguimiento a todo en la zona”, añadió Pulido.

Aunque precisó que no es experto en armamento, aseguró que tiene conocimiento de que los hombres tienen en su poder –y así lo han dejado ver- armas calibre .50, fusiles, metralletas, granadas, bazucas, drones y radiotransmisores de alta distancia.

Se expanden a otros territorios

El grupo armado tiene presencia principalmente en dos (2) de las ocho (8) comunas que forman parte de la Ciudad Comunal Socialista Campesina Simón Bolívar: Víctor Díaz Ojeda y Brisas Caño Amarillo. A su llegada a estos espacios solicitaron reunirse con los voceros. En el encuentro no solo intentaron comprar sus voluntades para tener “pase libre” en la zona, sino que también hablaron sobre su expansión en el territorio venezolano.

“Cuando hablábamos con ellos, decían ‘nosotros estamos dando una avanzada a nivel nacional, estamos en Táchira, Barinas, Apure”, contó Pulido a VEA. Añadió que estos individuos aseguraban, “la intención de nosotros es avanzar (…) y si es necesario, el que no esté trabajando en pro del beneficio de las comunidad, los que sean obstáculos, si los tenemos que quitar, los quitamos, porque queremos que las cosas se mejoren”.

De acuerdo a Pulido, el municipio Cárdenas, del estado Táchira, está “asediado terriblemente por ellos. No son dos (2) o tres (3), son tropas de 50, 80 o 100 combatientes que andan armados hasta los dientes”.

“Realmente nosotros no sabemos cuál es su intención real, pero se presentan con la excusa de que quieren ayudar al proceso, pero si investigamos parece que detrás de eso viene otra idea, otra intención muy distinta”, señaló el vocero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido !!